AUDIO | Carabobo cumple más de tres semanas con fallas en el suministro de agua

145
recogiendo-agua-en-calle-carabobo
Habitantes del eje oriental de Carabobo se abastecen de los botes de aguas blancas | Foto: Ruth Lara Castillo
recogiendo-agua-en-calle-carabobo
Habitantes del eje oriental de Carabobo se abastecen de los botes de aguas blancas | Foto: Ruth Lara Castillo

Valencia.- Entre camiones cisternas, tobos y noches sin dormir en espera del suministro de agua transcurre la vida de quienes residen en el estado Carabobo, luego que el pasado 6 de noviembre se registrara un incendio en la Planta Potabilizadora Pao-La Balsa en Cojedes, que integra el Sistema Regional del Centro (SRC) II y distribuye agua a municipios de la región y a zonas del estado Aragua.

El siniestro en la estación de bombeo, considerado por el ministro de Ecosocialismo y Agua, Ramón Velásquez, como un «sabotaje», afectó directamente el servicio de agua en los municipios Carlos Arvelo, Diego Ibarra, Guacara, Los Guayos, San Diego y San Joaquín, donde los habitantes pasan entre tres, cuatro y hasta cinco días sin el líquido. Asimismo, el hecho generó racionamiento en aquellos sectores que se abastecen de la Etapa 1 del Sistema Regional del Centro, SRC, como es el caso de la Gran Valencia.

En algunas de las zonas afectadas, los vecinos se organizaron para contratar camiones cisternas, cuyos precios oscilan entre Bs. 600.000 y Bs. 1.000.000, dependiendo de la capacidad. Otras personas tienen que hacer largas colas para surtirse en pozos o comprar botellones.

Lea también Lacava amenaza a Hidrocentro con ponerse “violento” por servicio de agua

«Estamos pasando trabajo, es en todo el estado, pero aquí en Guacara ya tenemos tiempo porque también se reventó un tubería, se dañó la bomba; estamos sufriendo, todos los días tenemos que estar comprando botellitas de agua, son cuatro o cinco mil bolívares solo en botellas. El venezolano está viviendo muy mal, a mi no me alcanza la pensión para comprar agua todos los días porque también tengo que comprar comida», indicó la señora Palminia López, del sector 1° de Mayo, en el municipio Guacara.

Por su parte, la señora Beatriz Rodríguez expresó que «¿cómo se vive en estas condiciones? El agua llega con mal olor cuando viene y llega poquito. Ahora es un día sin agua, otro día sin luz, un día sin aseo; la estamos pasando mal, estamos sufriendo».

Hay quienes optaron por cargar agua en los botes de aguas blancas que se consiguen al paso para «evitar colas y conservar por más tiempo el poco dinero» que dijeron tienen en el bolsillo, así lo manifestó un señor del eje oriental del estado, quien prefirió no identificarse.

Hidrocentro y su plan

El presidente de la Hidrológica del Centro (Hidrocentro), Manuel Sisco Mora, anunció la activación de un plan que consta de un cronograma de abastecimiento de agua para las comunidades afectadas. Sin embargo, de acuerdo con la información publicada a través de las redes sociales de Hidrocentro, el cronograma no se cumple con exactitud.

Sisco indicó que desde la tarde del 28 de noviembre comenzó a funcionar la segunda línea de bombeo en la estación El Pao I, con lo que dijo se eleva el suministro de agua de 2.500 a 5.000 litros por segundo hacia la planta potabilizadora Lucio Baldó, para luego ser distribuida hacia los estados Aragua y Carabobo.

Lacava indignado

El gobernador del estado, Rafael Lacava, aseguró que el incendio en la estación de bombeo fue un hecho inducido por personas de la empresa y externos y manifestó su descontento ante el silencio de las autoridades de Hidrocentro, a quienes les dijo que se pondrá «intenso, necio, violento y muy feroz si no les resuelven los problemas de este pueblo».

A través de una transmisión vía Periscope el pasado 27 de noviembre, el mandatario regional dijo estar dispuesto a atacar a aquellos que «a lo interno y a lo externo» no quieren que las cosas se resuelvan.

«A esa gente le tiene que salir el Carro de Drácula (haciendo referencia al castigo que deben tener los responsables). Explotó la luz, explotó el agua, nos esconden el gas, nos esconden la comida, nos elevan los precios. Después no se quejen cuando Drácula se ponga también violento», dijo durante la transmisión.

Lacava responsabilizó a los asesores de Hidrocentro de las irregularidades que se registran en el SRC. Destacó nombres como el de Manuel Fernández y Luigina Cercio, ambos exdirectivos de Hidrocentro.

Del mismo modo, recordó que durante su gestión como alcalde en Puerto Cabello estuvo cerca de cuatro meses sin agua y sin recibir ayuda de las autoridades de la empresa hidrológica.

Durante la noche del 28 de noviembre, en una nueva transmisión vía Periscope, el gobernador volvió a manifestar su enfado, esta vez por una falla registrada en la bomba de la Etapa 1 del SRC.

«Se ha convertido en mi único tema de trabajo, sin ser una responsabilidad mía, imagínense ustedes cual es mi situación. Tengo que ocuparme de un problema que no es mío y se me lleva 60% del día. Esto me pasa a mí, al Pato Lucas y al Coyote. Tengo dos noticias, una buena y una mala; la buena es que arrancó la línea 2, independizaron el sistema de bombeo 1 del 2 para poder bombear hacia el eje oriental, eso es Pao La Balsa; y la mala es que se recalentó la bomba de Pao Cachinche porque bajó el caudal y ahora tendremos racionamiento en Valencia«, indicó a través de su cuenta en Twitter.

No es la primera vez que se observa a Lacava realizar reclamos por acciones que son competencia única de quienes siguen órdenes del presidente Nicolás Maduro. Durante su campaña criticó la falta de alumbrado de la Autopista Regional del Centro, así como irregularidades en la distribución de los productos de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

Aunque en las redes sociales hay quienes lo han vinculado con sectores de oposición, en reiteradas oportunidades ha manifestado su respaldo a la gestión del Ejecutivo nacional.

¿Qué tan útil fue esta publicación?