Cañicultores advierten sobre escasez de azúcar de más de 80 %

55

Los productores elevaron sus quejas a la gobernación en Guanare. | Foto J. Silva

Guanare.- Se avizora un amargo futuro en un dulce país sin azúcar, advirtieron este lunes 14 de enero los cañicultores del sur del estado Portuguesa, durante una concentración convocada para protestar frente a la gobernación en Guanare, en el centro occcidente venezolano.
Representantes de las sociedades de cañicultores de Sabana Dulce (Socadulce), del Central Azucarero Toliman (Socatol) y de la Asociación de Azucareros de Guanare (Asapagua) rechazaron,, mediante un documento, «las importaciones desleales, la política hambreadora de precios y la inexistencia de incentivos a la producción nacional».
De acuerdo con la Federación Nacional de Asociaciones de Cañicultores de Venezuela (Fesoca), en la zafra 2017-2018 solo se logró moler sobre las 3,5 millones de toneladas de caña (segundo nivel más bajo de los últimos 19 años), obteniendo 240.000 toneladas de azúcar, lo que representa solamente alrededor de 25 % de la demanda nacional. 

Lee también: VIDEO | Cañicultores aseguran que es imposible “imponer una camisa de fuerza” al precio del azúcar

El documento refiere que durante el año 2018, el Gobierno importó aproximadamente 600.000 toneladas de azúcar de Guatemala y otros “países aliados”.
Los productores de caña de azúcar calculan que para satisfacer plenamente la demanda interna del rubro con producción nacional deberán cosechar 15 millones de toneladas de caña de azúcar, con un rendimiento en molino de 8 %.
Para lograr esta meta, dijeron que precisan tener en campo alrededor de 250.000 hectáreas plantadas. Con la zafra iniciada con 20 días de retraso el pasado mes de diciembre, y que debe concluir en abril, escasamente lograrán cosechar cerca de 70.000 hectáreas, 2.5 millones de toneladas de caña, con un rendimiento en molino menor a 8 %.  Dijeron que la razón de esta situación, entre otros factores, es que los cañaverales no han sido fertilizados, debido a que los agricultores no han tenido acceso a dichos insumos.
De acuerdo con los planteamientos de los gremios, adicionalmente, 60 % de los núcleos de cosecha (incluyen máquinas cosechadoras, gandolas para movilizar la cosecha, transporte y personal especializado) no cuentan con los equipos óptimos por falta de repuestos, combustibles y lubricantes.
Advierten que ello suma un riesgo adicional que podría generar que parte de los campos no puedan ser cosechados antes del inicio de las lluvias, quedando diferidos para la zafra 2019-2020.

Precios e importaciones

Los cañicultores indicaron que a este escenario adverso se suma el desconocimiento, por parte del Gobierno, de los diversos llamados del sector al fijar el precio del kilogramo de azúcar en Gaceta Oficial Nº 41.536 del pasado mes de diciembre, a nivel de consumidor, en 200 bolívares soberanos.
Afirmaron que los 70 bolívares soberanos por kilogramo que recibirá el productor un mes después de entregar su caña al central no le permitirán cubrir la estructura de costos, lo que les generará «pérdidas importantes». Consideran que para cultivar una hectárea de caña de azúcar se requieren más de 1,2 millones bolívares soberanos.

Lee también: LA GENERACIÓN DEL HAMBRE | Portuguesa: ser el mayor productor no lo salva del hambre

Con este esquema de precios, por cada kilogramo de azúcar el cañicultor perderá más de 15 bolívares soberanos, por lo que dijeron estar imposibilitados de recoger la poca caña sembrada en los campos.
Los representantes de la Central Azucarero Toliman (Socatol) indicaron que, según las proyecciones, sólo se producirá 20 % del azúcar que demanda el país. «Habrá que adquirir en el mercado externo cerca de 950.000 a 1 millón de toneladas para cubrir satisfactoriamente la demanda interna de 2019. Es decir, la importación de azúcar representaría la erogación de aproximadamente 400 millones de dólares», dijeron.
Señalaron que es imposible que esta cifra se pueda cubrir, considerando la caída en el ingreso de divisas, debido a la caída en los niveles de producción petrolera y la baja en su precio en el mercado internacional, agrega el gremio.
La Federación Nacional de Asociaciones de Cañicultores de Venezuela y las diferentes asociaciones que la conforman iniciaron el pasado mes de diciembre una serie de jornadas de protestas, que continuarán la próxima semana, para exigir la liberación del precio del azúcar o la implementación de un mecanismo de bandas, como única vía para permitirles cubrir los costos y obtener rentabilidad a cada eslabón de la cadena.

Lee también: LA GENERACIÓN DEL HAMBRE | Un tema del que no quiere hablar el Estado

«El Gobierno venezolano debe abandonar las políticas destructivas del sector cañicultor iniciadas con la expropiación de 5,1 millones hectáreas de tierras, el apoderarse de 10 de los 16 centrales azucareros del país, negando el acceso del sector a los agroinsumos y la seguridad y aplicando un absurdo control de precios en una economía hiperinflacionaria», indicaron los representantes de Socadulce, Socatol y Asapagua.

Escasez crítica

Los productores de azúcar también indicaron que el mercado nacional muestra índices de escasez de azúcar que sobrepasan 80 %, «mientras los ciudadanos nos vemos obligados a pagar por un kilogramo del producto en el mercado informal sobre los Bs.S 1.000. Los tiempos por venir prometen ser aún más críticos».
Emilio Vargas, presidente de Socatol, recordó que, irónicamente, la nación que ha demostrado tener infinitas potencialidades para autoabastecerse y exportar significativos excedentes presenta hoy un panorama desalentador.

Lee también: La multiplicación de los pobres: el milagro económico de Nicolás Maduro

Recordó que Venezuela fue considerada “una de las cinco naciones más dulces del mundo”, por estar entre los primeros 10 países con mayor ingesta per cápita de azúcar. «La ingesta anual de azúcar alcanzó durante casi una década, en promedio, los 40 kilogramos por habitante, incluyendo la de uso industrial, en 40 %, y 60 % la de uso doméstico. El mercado nacional demandaba 1,25 millones de toneladas de azúcar cada año», dijo.
«En la zafra azucarera 2005-2006, se logró una cosecha récord a nivel nacional cercana a las 9,5 millones de toneladas de caña de azúcar, llegando casi a ocupar la capacidad instalada de molienda que, para esa época, era de 10 millones de toneladas, cubriendo cerca de 70 % de la demanda interna de azúcar. Como consecuencia de las medidas desfavorables de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, desde 2008 se registra una importante caída en la producción de azúcar«, se lee en el documento que presentaron los gremios de producción de caña de azúcar del sur de Portuguesa.

¿Qué tan útil fue esta publicación?