FOTOS | Alimentos y vivienda digna: el mayor anhelo de familia con pobreza extrema en Guárico

98
Madre e hija pidieron ayuda al Gobierno y a quienes puedan tenderles las manos para mejorar las precarias condiciones en las que se encuentran | Foto: Pedro Izzo

 

Madre e hija pidieron ayuda al Gobierno y a quienes puedan tenderles las manos para mejorar las precarias condiciones en las que se encuentran | Foto: Pedro Izzo

San Juan de los Morros. “Mi hija se acuesta en el suelo para que mi biznieto y yo podamos dormir en la camita”. Así pasa las noches Santa Matute, de 69 años, quien vive en condiciones de pobreza extrema en la calle el Campito de la populosa barriada del Aeropuerto, ubicada en la capital del estado Guárico.

Cuatro paredes con láminas de zinc desgastadas y un pedazo de lona como techo le dan forma a un rancho de dos metros de largo por dos metros de ancho, en una zona de tierra rodeada de monte que limita con la pista de aterrizaje del aeropuerto de la localidad. Allí habitan, desde hace aproximadamente dos meses, Santa junto a su hija Lourdes Parra (39 años) y su biznieto Jesús.

Lee también: Productores de Guárico: “No podemos vender un kilo de maíz en menos de 40 bolívares soberanos”

Contrasta a lo lejos la postal del Monumento Arístides Rojas -los Morros de San Juan-, mientras dentro de aquellas cuatro paredes de zinc, que tiemblan con una leve y fresca brisa, se encuentra un pequeño colchón, una cocina dañada, una mesa de madera con algunos envases plásticos y un cordón con poca ropa. Brilla la ausencia de alimentos y la comodidad de una vivienda digna: el mayor anhelo de madre e hija.

 

Este es el colchón donde Santa duerme con su biznieto, mientras su hija se acuesta a un lado, en el suelo. Así pasan la noche | Foto: Pedro Izzo

“No tenemos baño, no hay espacio, no tenemos luz ni agua. No tenemos nada. No estamos siendo beneficiados con la bolsita de comida… Estamos viviendo por la misericordia de Dios, gracias a personas que nos dan un poquito de arroz, de caraotas, y porque a veces mi hija trabaja lavando ropa o cortando monte”, relató Matute a El Pitazo.

Con carretilla en mano se acerca Lourdes. «Gracias a ella tenemos este ranchito”, afirma Santa en medio de un ataque de tos debido a una neumonía que no ha sido tratada por la dificultad para adquirir los medicamentos.

Santa y Lourdes actualmente no reciben los alimentos de Mercal, programa que beneficia a la comunidad Aeropuerto a través del Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap) | Foto: Pedro Izzo

“Nos robaron todas nuestras cosas”

Cabizbaja, Lourdes recuerda cómo lo perdieron todo hace, aproximadamente, seis meses. Vivían en Villa de Cura, estado Aragua, en una estructura de zinc que un día, mientras estaban en el centro de la ciudad, fue destruida por delincuentes: “Nos robaron todas nuestras cosas y tuvimos que volver a nuestro barrio. Como pude armé este ranchito y aquí estamos, gracias a Dios y también a quienes nos han ayudado”.

Parra destacó que además de su mamá y su nieto, también tiene cuatro hijos. Una joven de 24 años, un varón de 19 años y dos hijos menores de edad: el de 12 años está con su padre y su hijo de 13 años, Jeykor Parra, está con ella, pero vive en casa de un promotor deportivo del sector mientras ella logra mejorar su situación.

“Sueño con ser profesional y comprarle una casa a mi mamá”

Atento, conversador, solidario, así se mostró Jeykor mientras el equipo de El Pitazo estuvo en el hogar de su mamá. “Yo no duermo aquí, porque esto es muy pequeño, pero sueño con ser profesional y comprarle una casa a mi mamá, que sea más grande y mejor que esta”, expresó Jeykor, quien se ve en el espejo de uno de esos chicos soñadores que hace algunas décadas jugaban pelota en las barriadas de Venezuela y hoy brillan en el béisbol de Grandes Ligas.

Al fondo, la postal del Monumento Arístides Rojas -los Morros de San Juan- contrasta con el pequeño rancho con paredes de zinc y techo de lona, donde duermen Santa, su hija Lourdes y su bisnieto | Foto: Pedro Izzo

A sus 13 años, Jeykor Parra practica béisbol y boxeo con la motivación de un adolescente y guiado por Carlos Moreno, quien es un reconocido promotor deportivo de la comunidad Aeropuerto, en San Juan de los Morros.

Claman ayuda a los gobernantes

Con mirada baja, palabras sin alientos y el lamento del hambre, Santa y Lourdes, madre e hija, piden ayuda al gobernador de Guárico, José Vásquez, y a la alcaldesa del municipio Juan Germán Roscio, Nieves Mayerling Colmenárez.

“Lo que le pedimos al Gobierno y a la gente que pueda es que nos ayuden con una casa, con algo para comer. Les pedimos que nos ayuden porque aquí no tenemos nada”, clamó Santa. Indicó que es pensionada, pero lo que cobra mensualmente no le alcanza para comprar comida para un mes.

Lourdes, desempleada, destacó que solo recibe 550 bolívares soberanos del bono hogares de la patria, pero no son suficientes para la comida de un mes: “Yo no tengo empleo. Algunas veces me dicen para lavar una ropa y me ayudo con lo que me gano”, apuntó.

¿Qué tan útil fue esta publicación?