Colas de hasta cuatro horas deben hacer en Altos Mirandinos para surtirse de agua

137
La región central estará con cielo poco nublado, exceptuando en las zonas montañosas de Miranda, donde se prevé nubosidad fragmentada en horas de la mañana, despejándose en horas de la tarde y noche sin precipitaciones

Los vecinos de San Diego de Los Altos se surten de agua. Foto Pola Del Giudice

Los Teques. La crisis en el servicio de agua potable en Altos Mirandinos obliga a sus residentes a valerse de tomas de agua de manantiales para abastecerse de algunos litros del líquido.
 
Clara Hernández, habitante del municipio  Carrizal, afirmó que desde el pasado 2 de enero Hidrocapital no surte los tanques de su residencia, hecho que afecta al resto de los residentes de las cuatro torres de la urbanización Monte Bello. La razón de la interrupción del suministro de agua es desconocida por los habitantes, ante la negativa de Hidrocapital de ofrecer información.
 
Ante esta situación, Clara y su esposo se trasladan cada dos días hasta San Diego de los Altos, donde se surten en una toma de agua de manantial, ubicada en plena carretera que conduce al poblado guaicaipureño. Como Clara, cientos de personas acuden a este lugar con botellones, botellitas, pipotes y cualquier otro recipiente para recolectar agua.
 

Lee también: La Guairita, un cementerio de ranchos en el que aún vive gente

Las personas deben permanecer en cola cuatro horas o más para surtirse de agua. «Nos ha tocado hacerlo, porque el precio del agua en botellones subió hasta Bs.S 600 con esta crisis», dijo Clara, quien acudió este viernes con su esposo y dos vecinas. Lograron cargar tres botellones, que les servirán para cocinar al menos por dos días y bañarse.
 
«La semana pasada ni los niños fueron a clases. ¿Cómo haces para enviarlos si no puedes prepararles ni el desayuno?», comentó.
 
Explicó que el pasado jueves 10 de enero unos motorizados asaltaron a quienes permanecían en la cola. «Debes ir hasta sin dinero, porque los delincuentes saben que hay mucha gente y que es un lugar desolado y sin vigilancia policial«, afirmó.
 
En esa oportunidad, robaron teléfonos, dinero en efectivo y prendas.
 
Esta es tan solo una de las dos tomas de agua que hay en esta zona. Los vecinos señalan que se han visto obligados a consumir el líquido, sin saber si es apto para el consumo humano. «La crisis nos ha llevado a esto», dijo Adriana García.
 
Además, señaló que las personas hacen diversos usos del agua en este lugar. «Una señora agarraba agua para bañarse ahi mismo, por supuesto, vestida», agregó.
 
En Los Teques tambien hay tomas de agua que han sido la «salvación en esta crisis«, dijo Aprilia Guevara, vecina de El Trabuco, donde protestaron este sábado 12 de enero para reclamar la restitución del servicio. «Estamos secos», detalló, al explicar que en la comunidad La Matica hay una estación de bombeo, donde se surten de agua.

¿Qué tan útil fue esta publicación?