Colegio Tito Salas suspendió clases por la caída de un árbol sobre el techo de la institución

9
El Colegio Municipal Tito Salas está ubicado en el sector Filas de Mariche, en el municipio Sucre. | Foto: María Jesús Vallejo.

Caracas.- Aproximadamente 1.500 estudiantes de educación preescolar, primaria y secundaria estarán sin clases hasta que la Alcaldía de Sucre o la Gobernación de Miranda respondan a la denuncia de los docentes, luego de que un árbol cayera sobre el techo del Colegio Municipal Tito Salas, ubicado en Filas de Mariche, parroquia Petare, y dejara parte del techo hundido y varias paredes agrietadas.

El árbol de más o menos 60 metros de altura hundió el techo del patio y de un salón de preescolar. | Foto: María Jesús Vallejo.

Cerca de las 2:00 de la madrugada del sábado 20 de octubre, Manuel Castro, vigilante de la institución, escuchó el estruendo producido por la caída de un árbol de eucalipto, de más o menos 60 metros de altura, sobre el techo de acerolit que cubre el patio del colegio y algunos salones de preescolar. Manuel, en lo que amaneció, le informó lo sucedido a Iris Rusa, subdirectora, y ella, junto a otros docentes, denunció los daños ante Luisa Parra, directora de educación de la Alcaldía de Sucre, Corpoelec y la Gobernación de Miranda.

El tronco rompió la pared más cercana y llegó al otro lado de la calle, en el que está el colegio. | Foto: María Jesús Vallejo.

Sin embargo, el árbol fue retirado de la vía el lunes 22, dos días después del accidente. Celina Torrealba, profesora de castellano, contó que llegó el primer día de la semana y vio que el tronco estaba sobre el techo y se había llevado parte del cableado eléctrico. «Tuvimos que suspender clases porque muchos niños estaban escalando el tronco y, obviamente, es un riesgo». Torrealba asegura que no pueden dar clases con salones en riesgo de inundarse.

Ramas y escombros obstaculizaban la vía hacia el colegio. | Foto: María Jesús Vallejo.

Además, explicó que en nueve años que tiene trabajando en el colegio no ha sido testigo de alguna inspección, reparación o advertencia sobre la infraestructura por parte de algún ente municipal o nacional. Los docentes del Tito Salas se sienten ignorados. «Este no es el primer problema. Hace años que debemos cambiar las tuberías para poder utilizar los baños, pero nada. Suspender las clases es la única forma de que nos atiendan».