FOTOS | Fundaciones y movimientos sociales atendieron a miles de varguenses en víspera de Navidad

90

200 pequeños fueron partícipes de la actividad que el voluntariado Granitos de Arena realizó en Caraballeda. Foto: María Eugenia Hernández – Infociudadana de El Pitazo

La Guaira. La crisis y el proceso hiperinflacionario que enfrenta el venezolano hicieron que la Navidad fuese vista por muchos como una fecha triste, signada por la tristeza.
Sin embargo, en el estado Vargas un ejército de hombres y mujeres engranados en por lo menos tres fundaciones y tres movimientos de voluntarios, dieron atención a más de 2.000 varguenses durante la víspera de la Nochebuena.

Lee también: VIDEO | Caraqueños apuran las compras de juguetes y prendas de vestir para la Nochebuena

El amplio movimiento de colaboradores de San Nicolás o del Niño Jesús organizaron almuerzos navideños, visitas a los centros médicos y geriátricos, entregaron juguetes, ropa, artículos de aseo personal y víveres a los necesitados.

Jornadas de atención social se hicieron presentes en Vargas en víspera de la Navidad. Foto: María Eugenia Hernández – Infociudadana de El Pitazo

“Cuando enfrentamos crisis económicas y sociales como está que vive Venezuela, los niños y los ancianos son los sectores más vulnerables. Los primeros pierden su deseo de lucha y de esperanza, y a los segundo se les deja de lado sin atención. Nosotros nos organizamos, y con apoyo de muchos amigos y movimientos en el exterior nos propusimos hacer la diferencia”, explica Heidy Quintero, vocero de la ONG “Sopa para un Hermano”.
La mencionada ONG entregó 500 comidas navideñas a personas que viven en la indigencia y entregaron juguetes a los niños hospitalizados en los servicios de pediatría de los hospitales Dr. José María Vargas, de La Guaira, y el Periférico de Pariata.
Así como Quintero, otros voluntarios, como Yemalla Salazar, de la fundación “Sacando Sonrisas”, que entregó un centenar de juguetes a niños en situación de calle en Maiquetía y Catia La Mar, y Amalia Rondón, del voluntariado “Un Granito de Arena”, que brindó una jornada a 200 personas de Caraballeda y Macuto, coinciden en que el aporte de quienes han emigrado, así como la empatía de quienes siguen en el país, son fundamentales para llevar a cabo estas cruzadas.
La intención de los voluntarios de Vargas es mantener la esperanza en los niños varguenses, cuyos hogares se han visto golpeados por la crisis y la migración. Foto: Anderson Matamoros – Infociudadano El Pitazo

“En el caso de Un Granito de Arena, recibimos apoyo de empresarios de Caraballeda y el Caribe, de movimientos de amigos de Venezuela que están en el exterior y el apoyo de gente desinteresada que se suma a la causa. Imagina hacer 200 hallacas y todo lo que implica; recibimos tortas y dulces, juguetes, ropa. Lo más importante de todo esto es que logramos mantener viva la esperanza de esas personas, que nada tiene y la están pasando muy mal. Hay bondad y compromiso; nosotros solo somos intermediarios para lograrlo”, cuenta Rondón.
El compromiso de ayudar a otros, a pesar de que para los voluntarios también se hace cuesta arriba, es más fuerte con los años. Es el caso de la Fundación Manos para Vargas, que preside Lucía Marquina, madre del diputado José Manuel Olivares, quien se encuentra en el exilio.
“Seguimos dándoles una mano a nuestras comunidades, luchando para que nadie nos robe nuestros sueños. En medio de esta crisis profunda que vive nuestro país, en medio de la angustia que vivimos los venezolanos, no debemos permitir que los niños pierdan la esperanza de un país mejor. Eso es lo que buscamos con esta actividad. Poner nuestro granito de arena para que en medio de tanta penuria nuestros niños sientan ánimos de perseguir sus sueños”, explicó Marquina, quien por octavo año coordinó la actividad.
Juguetes, ropa y un almuerzo navideño fue posible con la ayuda de aliados y aportes de venezolanos en el exterior. Foto: María Eugenia Hernández – Infociudadana de El Pitazo

En esta oportunidad, Manos para Vargas brindó atención a 100 niños de sectores populares de Maiquetía y Carlos Soublette. Otras acciones fueron orientadas al rescate de las tradiciones o a garantizar un plato de comida en Nochebuena.
Por octavo año consecutivo la Fundación Manos para Vargas realizó su fiesta infantil de Navidad (Foto anderson Matamoros. Infociudadano de El Pitazo

“Si la Navidad es época para compartir, pues qué mejor acción que llevar comida al enfermo, esperanza al que no tiene nada. Yo creo que un gesto de amor puede cambiar la vida de cualquiera”, afirma Víctor Fernández, vecino de Catia La Mar, quien con emprendedores locales lleva tres años atendiendo a los ancianos que residen en el Hogar Geriátrico de Las Colinas de Catia La Mar, donde residen 60 personas.
En víspera de Navidad, además de la degustación, las personas de la tercera edad participaron en una jornada de salud y de terapia musical.

¿Qué tan útil fue esta publicación?