Retrasos constantes y visibles deterioros acompañan el día a día de los pasajeros del “ferro de Valles del Tuy”

51
Los tiempos de espera del coche se pueden prorrogar hasta una hora y media si hay retraso | Foto: Carolina Soto
Los tiempos de espera del coche se pueden prorrogar hasta una hora y media si hay retraso | Foto: Carolina Soto

Caracas-. El equivalente al consumo eléctrico de 40 casas es lo que necesita cada tren del Sistema ferroviario Ezequiel Zamora para hacer el recorrido Valles del Tuy-Caracas-Valles del Tuy. Esto equivale a 800 amperios de electricidad por cada una de las 10 unidades operativas en el sistema.

Lee también: Casi una jornada de trabajo les toma a los tuyeros viajar en el ferrocarril

En este alto consumo eléctrico se justifican todas las fallas y retrasos del sistema ferroviario que cobraron mayor auge a partir de septiembre de 2011, cuando se produjo una coalición de tres trenes que dejó el saldo de un fallecido y 30 heridos.

Y es que a todas las ya comentadas problemáticas del sistema ferroviario Ezequiel Zamora se suma “la situación país”. Las dos subestaciones eléctricas de Corpoelec y una planta de reserva no son suficientes para paliar los constantes apagones que se registran en las comunidades de Santa Lucia, Charallave, Cúa y Ocumare del Tuy. Además, un flagelo de reciente data amenaza diariamente el sistema de transporte masivo: el robo del cableado.

No hay planes de contingencia cuando se presentan emergencias durante el recorrido | Foto: Carolina Soto

Un jefe de Estación del sistema refirió que actualmente el robo de los cables dispuestos en las vías se ha hecho constante y que al menos tienen cuenta de un robo al mes, muchos de estos de gran magnitud, pues generan importantes retrasos y no son fáciles de reemplazar.

“Se roban los cables para vender el cobre que contienen”, explicó el funcionario, quien relató que el más reciente hurto ocurrió el pasado 6 de febrero a 200 metros de la estación Cúa, cuando unos antisociales se apoderaron de 32 metros de cable afectando el sistema de visualización de los trenes, por lo que “ese día los operadores tuvieron que comunicarse a través de sus teléfonos personales con el Centro de Regulación del Tráfico para saber la ubicación exacta de cada operador y no chocar”.

Desde la Asociación Civil Familia Metro, explican que al Instituto de Ferrocarriles del Estado le hace falta completar algunos protocolos de comunicación y supervisión automatizada de los trenes y que las fallas de energía se solventan con medidas como arrancar las unidades con menor velocidad, lo que afecta directamente a los usuarios en el tiempo del viaje.

Los apagones en la zona también afectan al sistema | Foto: Cortesía @ferrousuarios

Quejas van y vienen

Cual si fuera una cámara de gas en la que enciendes un fósforo se desatan las quejas de los usuarios ante quien se atreve a preguntar cuáles son las problemáticas más recurrentes del sistema Ezequiel Zamora.

“Aquí hay por lo menos una falla eléctrica o un robo a la semana y cuando eso pasa pueden pasar horas antes de que las resuelvan”, comentó Adriana Ortega que viaja a diario desde Santa Lucia.

“Una vez me dieron las 12 de la noche dentro del sistema porque el retraso era tan grande y el desastre en las unidades habilitadas era peor”, fue otro relato narrado por Adolfo Andrade, estudiante del Ince que destacó que la empresa del Estado no cuenta con un plan de contingencia para estas fallas que cada vez son más frecuentes.

Los tuyeron dan cuenta de que cada vez que hay un retraso quienes se quedan varados en la capital deben usar rutas alternas y pagar a los autobuses piratas que se aprovechan de la situación, pues desde el ferrocarril solo habilitan unas 10 unidades de Metrobus que no cubren la demanda en horas pico. “Incluso he tenido que pagar 2.000 bolívares para llegar a mi casa”, dijo Andrade.

Las lluvias y los robos del cableado han ocasionado que colpase el sistema en varias ocasiones | Foto: Cortesía usuarios IFE

Andreina Aranguren fue más allá, explicó que como usuaria del ferrocarril ha visto incontables accidentes generados por el caos de los retrasos y aseguró que en el Instituto de Ferrocarriles del Estado no cuentan con un servicio médico adecuado para atender cualquier lesión o padecimiento de quienes usan el sistema.

Lee también: Robo de cables genera fuerte retraso en el ferrocarril del Tuy

Esta afirmación fue corroborada por Yormaibeth Esparragoza, quien contó que “hace algún tiempo se me bajo la tensión dentro del sistema y como es un viaje largo solo pueden atenderte en la estación terminal Caracas, aunque toques el botón de alarma. Cuando llegué allí me esperaban con una silla de ruedas y me llevaron a un cuartito en el que no contaban con nada más que una camilla y pasaron más de 20 minutos antes de que llegará el enfermero a tomarme la tensión”.

Estos son los papelitos que el IFE ofrece como fichas de ingreso al sistema | Foto: Carolina Soto

A este rosario de lamentos se suman también la falta de fichas (token) y el deterioro de equipos de cobro de pasaje y torniquetes de ingreso. “Por déficit en el mantenimiento algunos equipos de cobro de pasaje han presentado fallas (máquinas de cobro en cabina y máquinas de autoventa), pero en las próximas semanas se va a iniciar una migración y actualización del sistema de cobro de pasaje que conlleva a que se reparen los equipos para garantizar su funcionamiento y viene una actualización de nuestro sistema de cobro de pasaje”, acotó el funcionario del ferrocarril entrevistado para este trabajo.

El trabajador admitió que ahora se vende “el ticket manual, llamado papelito”, y aseguró que se trata de una condición temporal mientras se implementa el nuevo sistema de cobro pasaje que será un ticket leído con un lector digital.

¿Qué tan útil fue esta publicación?