EN CLAVES | Diferencias entre las elecciones en Colombia y Venezuela

72
Foto: tomada de RCN
| Foto: tomada de RCN

La primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia tuvo lugar este domingo, con resultados resultados polarizados entre los candidatos Iván Duque, del partido del expresidente Álvaro Uribe, y Gustavo Petro, representante de la izquierda. Duque, con 7.569.693 votos (39 %) y Petro con 4.589.696 (25 %), son los dos candidatos que se medirán en la segunda vuelta el próximo 17 de junio.

Las elecciones, realizadas exactamente una semana después de las presidenciales en Venezuela, presentan una serie de diferencias que contrastan drásticamente con el sistema electoral venezolano, no solo en cuanto al contexto —comicios globalmente criticados y con serios cuestionamientos en cuanto a su transparencia en Venezuela, vs un proceso electoral ampliamente reconocido por la comunidad internacional—, sino también en los aspectos formales y detalles organizativos.

A continuación, las principales diferencias entre ambas elecciones en siete claves

Lea también Miedo al chavismo impulsa candidatura de Duque como el próximo presidente de Colombia

1) Primera y segunda vuelta. A diferencia de Venezuela, donde el sistema establece una sola elección y una sola oportunidad para escoger al candidato, en Colombia, como en Perú, Bolivia, Ecuador, El Salvador y otros países de Latinoamérica, existe una segunda vuelta. La clave para entender el sistema es beneficiar a las minorías y favorecer alianzas políticas. El principio es darle mayor legitimidad al candidato que resulte electo, obligándolo a obtener la mitad de más uno de los votos. Si alguno de los contendientes no logra reunir más del 50 % de la votación en primera vuelta, los dos primeros candidatos pasarán a una segunda vuelta, comúnmente llamada balotaje. Es allí cuando entran en juego las otras postulaciones, ya eliminadas, quienes evalúan sus opciones de apoyar alguna de las principales candidaturas en negociaciones políticas. La segunda vuelta se realiza 15 días después, en este caso el próximo 17 de junio.

2) Voto manual y voto automatizado. Otra de las principales diferencias es la permanencia, aún, del voto manual en detrimento de un sistema automatizado. En Colombia, los ciudadanos marcan en la boleta electoral una equis sobre la candidatura de su preferencia y ese voto es luego depositado en una urna. Los resultados son contabilizados y anunciados luego por la Registraduría Nacional. En Venezuela el sistema es automatizado: los ciudadanos marcan la opción de su preferencia en una boleta electrónica, luego en una pantalla se selecciona la opción votar y después se deposita el comprobante en una urna.

3) Horarios de votación. En Colombia, la jornada es de ocho horas (una jornada laboral). En Venezuela el proceso electoral tiene una duración de 12 horas, desde la apertura de las mesas de votación a las 6:00 am hasta el cierre a las 6:00 pm. Sin embargo, el cierre de los centros de votación en el país es también un tema de discusión, tras las continuas advertencias del Consejo Nacional Electoral de mantener el horario de cierre a menos que todavía haya electores en cola.

4) Rápida contabilización. La entrega del primer boletín luego de una elección en Venezuela no tiene una hora fija. En los últimos 20 años, el Consejo Nacional Electoral acostumbra anunciar los resultados entre las 10:00 pm y las 2:00 am. El Poder Electoral, en palabras de su presidenta, Tibisay Lucena, solo anuncia cifras cuando «la tendencia es irreversible» y, aún así, los datos transmitidos no son completos: le sigue un segundo boletín que es ofrecido en la madrugada o en el transcurso del día siguiente.

En Colombia, a pesar de utilizar un sistema manual, el primer boletín suele ser conocido entre una hora y media o dos horas después del cierre de las mesas. Los jurados de votación en cada mesa realizan un preconteo, luego se le entrega una copia de los resultados a un delegado de la Registraduría y este informa vía telefónica a cada departamento y municipio para el procesamiento de la data. Los receptores recolectan la información, esta se copia en unos formularios, los cuales se verifican y luego son escaneados para ser digitalizados. Horas después, los datos están disponibles en la página web de la Registraduría. La institución ha llegado ofrecer hasta 47 boletines.

5) Participación. En Venezuela, las elecciones presidenciales suelen ser los comicios que más atención atraen entre los votantes, ubicándose la participación promedio entre 75 % y 80 % cuando se trata de escoger al Presidente de la República. En Colombia la constante es la abstención, que suele ubicarse entre 40 % y 50 %. En esta oportunidad, las cifras constrastan, no por el resultado sino por la tendencia marcada. Mientras Venezuela vivió hace siete días la mayor abstención en una elección presidencial en la historia del país, Colombia marcó una tendencia al alza y los 7.569.693 votos recabados por Iván Duque —quien a pesar de esto tendrá que medirse nuevamente en un balotaje— son la mayor cantidad lograda por un candidato en primera vuelta.

6) Votaciones anticipadas en el exterior. A pesar de que las elecciones en Colombia fueron este domingo, la votación de los colombianos residenciados en el exterior, incluida Venezuela, se inició una semana antes: el pasado lunes 22 de mayo en los consulados de Colombia en 58 países. En Venezuela, esta es una práctica desconocida. Los venezolanos, tanto en el país como en el exterior, votan el mismo día de los comicios. Los venezolanos en el exterior, no obstante, no suelen ser convocados para todos los comicios. Solo en aquellos de circunscripción nacional, como el de Presidente de la República, los ciudadanos registrados en otros países se acercan a los consulados.

7) Compañeros de fórmula. La elección presidencial en Colombia, como en Estados Unidos, no es únicamente una elección presidencial. Cada candidato se postula y se presenta en las boletas eletorales con su vicepresidente, como una coalición. La escogencia del vicepresidente no es solo una decisión política sino una electoral, promueve alianzas e incentiva o afecta la votación. En Venezuela, el nombre del vicepresidente se conoce una vez que el nuevo mandatario toma posesión del cargo y designa oficialmente su Gabinete Ejecutivo.

¿Qué tan útil fue esta publicación?