Con solo dos equipos de sutura atienden a más de 100 pacientes en emergencia del Casal Ramos de Acarigua

133
La emergencia del hospital J.M Casal Ramos, de Acarigua – Araure se observó cada día más colapsada | Foto: @anavelasquezaba
La emergencia del hospital J.M. Casal Ramos de Acarigua – Araure se observa cada día más colapsada; los dos equipos de sutura son insuficientes | Foto: @anavelasquezaba

Guanare.- En la sala de emergencias del hospital J. M. Casal Ramos, de Acarigua- Araure, los pacientes y el personal médico y de enfermería viven un infierno.

Ana María Velázquez, presidenta del Colegio de Enfermeras, aseguró que en esa área de urgencias el hacinamiento es grave. “Tenemos un excedente de 50 pacientes en la sala de admisión y 59 en la sala de hospitalización”, dijo.

Lea también: AUDIO l Hasta guantes llevan pacientes a consulta de Urología en Hospital de Maturín

«No hay divanes, camillas ni insumos. Solo contamos con dos equipos de sutura y muy poco personal de enfermería”, relató la especialista al calificar de injusto lo que están padeciendo.

La sala de emergencias del J. M. Casal Ramos fue reinaugurada el 23 de noviembre de 2016 con una inversión de Bs. 80 millones, según estimaciones del propio gobernador Reinaldo Castañeda, luego de que sus reparaciones se iniciaran en el año 2014 con la promesa de concluirlas en un plazo de tres meses. La meta era atender 350 mil pacientes del estado Portuguesa y de otras entidades vecinas.

Lea también: Dos mil pacientes esperan por cirugías electivas en hospital de Cumaná

No obstante, el día inaugural solo se dispuso de 35 camas nuevas, monitores y de un equipamiento mínimo para las áreas de cuidados críticos, sala de observación y quirófanos.

Hoy, la atención en las áreas de emergencia hospitalaria es cada día más deplorable. Las autoridades desestiman que estas colapsen porque la red ambulatoria no funciona 24 horas y porque la violencia que se vive en las calles aterriza en los hospitales. “Deben abordarse con un plan especial de dotación de mobiliario, insumos y personal,” advierte Silvia Torrealba.

¿Qué tan útil fue esta publicación?