Vecinos caraqueños no creen en la cercanía que prometen los nuevos concejales

84

Centro de votación durante las elecciones de concejos municipales del pasado 9 de diciembre | Foto: EFE – Archivo 

Un día después de las elecciones convocadas por el poder electoral para elegir a los 2.459 nuevos concejales de todos los municipios del país, la apatía reflejada en la participación de 27,4%, también se siente entre los ciudadanos caraqueños que no creen que las nuevas autoridades generen algún cambio en la situación de Venezuela.
En todos los municipios del área metropolitana cambio de forma contundente la conformación de los concejos municipales, entes encargados de articular las decisiones de su jurisdicción tomadas por el alcalde y aprobar o negar recursos dependiendo de los intereses de los vecinos.
En Baruta, El Hatillo, Chacao, Libertador y Sucre todos los dirigentes comunitarios esperan que esa cercanía que tanto se pregonó durante la campaña que tenían los concejales con los vecinos, sea la misma que se demuestre durante la gestión. En los cinco municipios metropolitanos los vecinos se quejan de la ausencia de los ediles en las problemáticas que los atañen.
Hacia la zona oeste del municipio Libertador, los líderes comunitarios esperan conocer a sus concejales, porque los anteriores, según contaron, desaparecieron apenas fueron electos. En esta zona, los problemas que más les preocupan son las fallas con los servicios públicos.
Justo Ramos, habitantede La Pastora, dijo que la participación del ciudadano es fundamental para que los concejales hagan la contraloría de la gestión de la alcaldía. «Depende de la presión que haga la comunidad. La idea es que el vecino le haga contraloría al concejal y este, al alcalde y demás autoridades».

Lea también Oficialismo continúa con el poder de las cámaras municipales en Cojedes

Espera que los concejales se involucren con los sectores populares y se puedan llegar a acuerdos con lo líderes comunitarios. Para él, uno de los principales problemas, sobre todo para las personas de la tercera edad y con discapacidad, es la falta de transporte y las calles y aceras deterioradas; por eso, le gustaría contar con los concejales para, por lo menos, pensar en diseñar un proyecto de políticas públicas que faciliten la movilidad de este grupo.
En Lídice, según Miriam Cuevas, nadie conoce a los concejales. La participación este domingo 9 de diciembre fue muy baja y los que sí votaron, cuenta, lo hicieron porque están comprometidos con el Gobierno nacional a través de programas como las Comunas y los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Aun así, espera que las nuevas autoridades locales se esfuercen por ayudarlos a solucionar problemas con el agua, la vialidad, el alumbrado, el transporte y el gas.
«Sinceramente, la gente no espera nada, pero si aparecen por acá, deberían resolver las fallas con los servicios públicos», manifestó. En la barriada cercana, Altos de Lídice, Aura Sarmiento, líder comunitaria y activista política, asegura no tener expectativas: «Ni siquiera participé porque todos los partidos grandes de oposición están inhabilitados». Ella insiste en que va a esperar a ver cómo comienza la gestión, pero dice que lo que realmente importa es el trabajo comunitario de los vecinos.

Lea también Gran Polo Patriótico ganó los seis concejos municipales de Valles del Tuy

Rafael Carta, residente de Casalta, en el extremo oeste de la capital, lo que más anhelan es que los concejales ayuden a disipar las diferencias políticas entre vecinos que han impedido solucionar problemas como la recolección de basura y el mantenimiento de las áreas verdes. Además, le parece importante que se trabaje en conjunto con los colegios para involucrar a niños y adolescentes. «Aquí ni siquiera conocemos a los concejales porque no vienen hasta acá. Esperamos que esta vez sí se acerquen».
Entre tanto, los vecinos de Caricuao y El Paraiso, también pertenecientes a Libertador el municipio más grande de la Gran Caracas, destacaron la poca participación como una señal de que “votar ya no tiene sentido”.
Anneris González habitante de la comunidad de El Paraíso se consideraba una de las defensoras más acérrimas del poder del voto para el buen desenvolvimiento de la sociedad; el día de las elecciones municipales se fue a la playa con unos familiares y amigos, entre molesta y resignada comentó a El Pitazo en la Calle que lamentablemente “vivimos una de las épocas más tristes para la democracia venezolana ya que no contamos con un organismo electoral imparcial”.
“Actualmente asistir a cualquier elección es perder el tiempo, estamos tan mal que cuando los resultados no son a favor de la gente del Gobierno nombran a otro como hicieron con las elecciones estudiantiles en la Universidad de Carabobo; como docente a mis alumnos antes les recalcaba la importancia del voto para un mejor desenvolvimiento en la sociedad, ya he optado por quedarme callada al respecto y dejarlos que ellos disciernan», recalcó la joven docente.
Otros vecinos como Carlos Berroterán, habitante de Kennedy de la parroquia Macarao, difieren de la opinión de González. Él salió a votar junto a otros dos vecinos y comentó que nunca la oposición va aceptar los resultados de las elecciones cuando no ganan.

Lea también PCV se queda con mayoría de concejales en municipio Libertador de Monagas

«Votar para mí es sagrado, ya dicen que me dieron algo por hacerlo, pero salí porque creo que el gobierno necesita apoyo, necesita tener sus concejales, que espero que nos ayuden esta vez. Lo que tenemos que hacer nosotros es exigirle a los que quedaron elegidos porque si no votamos no sabemos a quién le encargaron esa tarea de acompañar a las comunidades», dijo.
Por su parte, Carmen Lares opinó que la cantidad de votos que dice el CNE para los candidatos elegidos del chavismo es exagerada. «Claro como estaban sólo ellos, colocan en las actas todos lo que quieren, pero bueno ya eso no importa. Lo destacable es que las elecciones con este Poder Electoral son cada vez son más inútiles, la gente está entendiendo que no tienen validez y no están avalando a este Gobierno», declaró.
Glory Pereira, habitante de San Pablito de la parroquia Caricuao, destacó que la abstención es una respuesta que dice que tanto unos como otros “están molestos, inconformes, cansados de este Gobierno. Lo rescatable, interesante aquí es que cada vez el Gobierno, los enchufados se están quedando solos».
El precio de la abstención
El pesar por los resultados se siente con mayor fuerza en los municipios del este de Caracas, donde el chavismo ganó un cargo, en el caso de Chacao y El Hatillo, o se hizo con la mayoría legislativa como en Sucre y Baruta.
“Va a ser un cambio rotundo. Aspiramos a que ahora no haya excusas para decir que el alcalde no puede hacer nada porque los concejales le ponen trabas, ojala que ahora que tienen todo el poder porque tienen gobernación con todos sus diputados y alcaldía con sus concejales puedan de verdad gobernar como supuestamente deberían gobernar en el municipio”, explicó Yelitza Rodríguez, líder comunitaria de Barrio Unión, en Petare, luego de conocer que el concejo municipal de Sucre quedo en manos oficialistas con 11 de los 13 cargos disputados el 9 de didicmebre.
Rodríguez recordó que el alcalde José Vicente Rangel tiene casi un año en la gestión y prometió “un municipio modelo que no ha podido cumplir”. “Ojalá que el municipio funcione a cabalidad, que los servicios públicos funcionen, que el transporte, el aseo y todo lo que dependa de la alcaldía funcione con los 13 concejales que se ganó”, expuso.
Y aunque es seguidora del oficialismo, Rosa Amuarey coincide con Yelitza en que “ahora lo que hay que hacer es trabajar, porque ya nosotros, el pueblo, hicimos todo el trabajo para que ellos tengan todo el apoyo y trabajen para salir adelante”.

Lea también Nuevos concejales del municipio Libertador en Mérida fueron presentados por Jehyson Guzmán

Carlos Valbuena, dirigente vecinal de José Félix Ribas, otra barriada de Sucre, lamentó la desconfianza que existe hacía las autoridades electorales y llamo al liderazgo opositor a “levantar el ánimo a toda esa cantidad de votantes que decidieron no salir a votar, porque esa no era una alternativa para salir de los problemas”.
“A los concejales electos les pedimos que vean el gran trabajo que tienen para recuperar esta desidia que el propio Gobierno ha generado. Su mismo Gobierno ha causado este desastre y es su responsabilidad solucionarlo”, pidió Valbuena a los nuevos ediles de su municipio.
En el caso de Baruta, donde cifras extraoficiales aseguran que el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), se hizo con 8 de los 11 curules del concejo municipal, los vecinos lamentan que la división haya restado un espacio que representaba un bastión para la oposición. Así lo refirió Maru Redondo, líder de la comunidad, para quien “los resultados no deben sorprender a la mayoría, pues fue esa mayoría la que decidió no votar y el ego y ambición de los contrincantes impidió la unidad”.
Redondo cree que es momento de reflexionar una nueva alianza y recuerda a los vecinos que deben seguir trabajando por cada comunidad desde otros escenarios para mantener el bienestar entre ellos.
“Esperamos el rescate de la institucionalidad, que haya transparencia, la iniciativa de incorporar a los vecinos, que realmente se debatan los planes especiales ordenanzas haciendo Las debida consultas públicas, permitiendo al ciudadano participar y hacer contraloría social para garantizar que sus funciones legislativas se cumplan… Nosotros no abandonaremos los espacios y estaremos atentos a todo su actuar, seremos vigilantes de las garantías del baruteño y del municipio como nuestro ámbito”, planteó Redondo.

Lea también Concejales de Maracaibo se instalan el jueves con miras a aumentar los impuestos

Otros vecinos como Massimiliano Felice, responsabilizan al alcalde David Uzcátegui de la división y pide a los nuevos concejales “reconocimiento a los vecinos que luchan por la comunidad, ejercer su función contralora como lo dicta la ley y que cumplan las leyes y las ordenanzas vigentes”.
En El Hatillo, aunque la oposición se hizo con 6 de los 7 cargos del concejo, algunos vecinos creen que votar no era la salida. “Para mí no ha cambiado nada, yo no creo que sea la forma de defender los espacios, no creo que haya forma de cohabitar con este régimen. Hasta ahora lo que visto en El Hatillo es una subordinación, para mí el conflicto no era votar o no votar, sino como articularnos para combatir esta dictadura y conviviendo con ellos no se hace”, expuso Mariana Patín, vecina de la zona rural de El Hatillo.
El panorama cambiaba en Chacao, donde este lunes, a menos de 24 horas del proceso electoral, muchos vecinos se mostraban contentos con los resultados, mientras que otros sostenían también la tesis de que no votar esa la opción que debía prevalecer y prueba de ello es que en el municipio no votaron 69.780 vecinos inscritos en el Registro Electoral.
Qué bueno que no entraron todos los chavistas al concejos, pero yo lo único que le pido a esa gente que ganó no solo aquí sino en todas partes, es que se conecten de verdad con la gente, que vean lo que nos pasa y que lleven nuestros problemas a la alcaldía para que les den solución, aquí ya no nos importa la política, solo estamos cansados de vivir como animalitos a la deriva”, fue la reflexión de Arnoldo Quintero, del casco colonial de Chacao.

¿Qué tan útil fue esta publicación?