Venezolanos sin pasaporte para ingresar a Perú optan por el asilo, la ilegalidad o quedarse en Ecuador

109
Foto cortesía Jacqueline Prieto. La República
Foto cortesía Jacqueline Prieto. La República

Lima.- Se estima que más de 500 venezolanos no lograron ingresar a Perú, antes de que entrara en vigencia  este sábado 25 de agosto la exigencia del pasaporte, refiere este lunes 27 de agosto la BBC.

Sin embargo, unas horas después de que entró en vigencia la disposición peruana, BBC Mundo constató que en el puesto de control migratorio de Huaquillas, lado ecuatoriano, ya no quedaban más que unas decenas de ellos.

Son aquellos que esperan ser recibidos en Perú en calidad de asilados, lo que les permitiría ingresar y permanecer en ese país al menos un año.

Preparan café caliente en ollas y comparten piezas de pan que les entregaron organizaciones de ayuda humanitaria instaladas en el lugar.

Existe buen ánimo entre ellos, pero admiten que la incertidumbre sobre su futuro los asfixia cada vez más.

Foto cortesía BBC

Duermen en carpas y lo seguirán haciendo, según ellos, «todo lo que sea necesario» hasta que se pueda solucionar su situación.

Llegar hasta las puertas mismas de Perú les costó toda clase de sacrificios y no quieren rendirse estando tan cerca.

Lee también: 300 venezolanos llegaron a la frontera peruana en seis autobuses desde Ecuador

«Yo espero que nos permitan entrar. Esa es nuestra esperanza, que nos den el asilo», afirma José Olivera, un joven de 23 años.

Ser recibidos en esa calidad es una de las tres opciones que les quedan a los venezolanos que no llegaron a tiempo.

Las otras dos son quedarse en Ecuador y entrar a Perú como ilegales esquivando controles migratorios.

Ninguno de los consultados considera retornar a Venezuela como una opción.

La ilegalidad

Olivera señala que muchos de sus compañeros de viaje optaron por buscar una ruta alternativa para entrar a Perú.

Los buses ecuatorianos que llegarían a la frontera antes de la medianoche del viernes arribaron cuatro horas tarde y los venezolanos que viajaban en ellos descendieron entre lágrimas y frustración.

Cuando les confirmaron que no los dejarían entrar, comenzó a circular un dato: no muy lejos existen otros pasos que llevan a la ciudad peruana de Aguas Verdes.

«Para allá se fue la mayoría», indica Olivera, mientras toma un sorbo de café.

En las últimas horas, el gobierno peruano informó que redobla esfuerzos para evitar que coyotes, personas dedicadas al tráfico de personas, trasladen venezolanos a su territorio.

Ese fenómeno ya se produjo en la frontera entre Colombia y Ecuador cuando, la anterior semana, el gobierno ecuatoriano determinó exigir pasaportes a los migrantes.

Las autoridades de ambos países desconocen aún si la mayoría de los venezolanos que llegaron tarde decidieron retornar a Huaquillas o tomaron la opción de la ilegalidad.

Se estima que hasta el momento son 350.000 los venezolanos en Perú.

Quedarse

Daniel León lleva 20 horas sentado frente al puesto migratorio.

También llegó tarde, pero tomó una opción distinta a la ilegalidad o a la solicitud de asilo.

El joven de 21 años optó por quedarse en Huaquillas, la esperanza de ingresar a Perú se terminó para él.

«Tampoco tenía nada seguro allá, entonces mejor quedarse acá», cuenta el nacido en Caracas.

Lleva tanto tiempo sentado en ese lugar porque un «conocido» que ya lleva meses viviendo en esta ciudad le dijo que podía quedarse con él y le ayudaría a conseguir trabajo.

«En Perú tengo familia, pero aquí es posible que tenga trabajo«, señala León.

Su caso no es el único.

Huaquillas es una ciudad pequeña, pero con intenso movimiento durante el día.

Lee también: Monseñor Santana: Migración es el grito desesperado del venezolano por sobrevivir

Los comercios se multiplican debido a que es un paso fronterizo y en muchos de esos lugares se encuentran venezolanos contratados, posiblemente por menos dinero que el que se paga a los ecuatorianos.

También están en las calles vendiendo caramelos o refrescos.

En los últimos meses, para la población de esta ciudad se volvió algo normal ver a grupos de migrantes de Venezuela avanzar por sus calles cargando maletas enormes y hasta mascotas rumbo al paso fronterizo.

A veces viajan tan cargados que todo lo que llevan no entra en un taxi.

Para no pagar un segundo, prefieren seguir a pie.

Ya es de noche y el «conocido» de Daniel León no le contesta los mensajes que le envía por Whatsapp.

Él se aferra a la esperanza de que va aparecer «en cualquier momento», pero la incertidumbre lo atormenta.

Como a tantos venezolanos que llegaron hasta acá.

Lee aquí el artículo completo de la BBC

¿Qué tan útil fue esta publicación?