25 de cada 100 comercios cerraron sus puertas en Monagas tras crisis económica

32
El cierre de comercios es más visible en Maturín, porque es donde se concentra la mayor actividad económica | Foto: Jesymar Añez

Los últimos tres meses de 2018 fueron cruciales para el cierre de los establecimientos, que en su mayoría eran de comida, ropa y calzado. Los empresarios que siguen apostando al país esperan que los proveedores ofrezcan nuevos precios de la mercancía para abrir

Maturín.– El panorama económico no luce alentador para el comercio en Monagas. Registros de Fedecámaras-Monagas indicaron que 25 de cada 100 comercios cerraron sus puertas en el último trimestre de 2018 como resultado de la crisis económica que enfrenta Venezuela.

Se trata de establecimientos en los que se vendía ropa, calzado, comida, bisutería, pan y charcutería. El presidente de Fedecámaras-Monagas, José Zerpa, explica que la situación es más visible en Maturín, porque es donde se concentra la mayor actividad comercial. Para 2016, el registro de comercios era de 3.000 en la capital de Monagas.

Lee también: Gremio afirmó que el 60% de los comercios en El Tigre migraron a la venta de alimentos

“Las cifras actuales no las tenemos porque no hemos hablado con los dueños de esos comercios que han cerrado sus puertas en enero. Pero lo que no se puede ocultar es esa desolación en las calles”, refirió el presidente de la cúpula empresarial en este estado oriental.

Lo cierto, acotó, es que el inventario de aquellos empresarios que no han abierto sus puertas alcanza para una semana. Al 14 de enero no ha sido posible reponer mercancía por dos razones: la primera es que los proveedores siguen de vacaciones y la segunda es que no hay quien se atreva a dar nuevos precios.

“Muchos esperan los anuncios de Maduro para saber qué hacer. Hay que ver cuáles son esas medidas para tomar acciones. Lo cierto es que muchas cosas hoy cuestan el triple de lo que costaban en diciembre, por ejemplo”, refirió Zerpa.

Lee también: 74 % del comercio en Portuguesa se encuentra cerrado y con pocas esperanzas de reabrir

Gabriela Bucarito se quejó de eso. Esta ama de casa aseguró que hace dos semanas pagó por un kilo de arroz 680 bolívares soberanos y este 14 de enero estaba en 3.000. Dijo que lo mismo pasa con otros productos, como la pasta, el queso, la carne y el pollo. “Ya no sabemos qué comer porque todo está por las nubes”, expresó.

Aseguró que ahora tienen menos opción para comprar porque muchos comercios han cerrado sus puertas y otros dejaron de vender ese tipo de artículos para ofrecer tubérculos, como la yuca o el ocumo chino. Está consciente de que un aumento de sueldo no solucionará la crisis económica, sino que la empeorará, porque “todo se dispara de inmediato”, alegó.