Habitantes de Sucre en Zulia confirman primera muerte por paludismo

54

Los pacientes hacen cola para obtener el tratamiento en la Unidad de Malareología en Caja Seca, en el municipio Sucre en Zulia | Foto: Marcial Briceño

Sur del Lago.- Josefa Antonia Olivar, de 65 años, fue la primera víctima confirmada que dejó la proliferación del más reciente brote de paludismo en el municipio Sucre del estado Zulia, debido al retraso y deficiencia en la distribución del tratamiento para combatir el virus en esa jurisdicción.

Lee también: Más de 500 casos de paludismo reportan afrodescendientes del municipio Sucre en Zulia

Así lo confirmó a El Pitazo su hija Altamira Álvarez, quien relató que su progenitora murió durante la segunda semana de diciembre, luego de ser diagnosticada con paludismo al presentar fiebre, vómito, dolor de cabeza y malestar. “Ella estaba a la espera del tratamiento, como muchos pacientes, pero no resistió y murió debido a que no lo recibió a tiempo”, dijo.
Altamira, quien habita en la comunidad de San Juan en la parroquia El Batey, en el costero municipio Sucre, donde la gran mayoría de residentes son afrodescendientes, contó que en su familia seis miembros se han visto afectados por el brote. Ella está afectada con el tipo vivax y es su primera reincidencia.
Dijo que el tratamiento lo entregan incompleto en la Unidad de Malariología ubicada en Caja Seca, donde junto a ella, cientos de personas pernoctan y hacen cola para obtener al menos 15 de las pastillas que le son suministradas a los afectados para mitigar los efectos del paludismo.

Noreglis Chourio ha sido diagnosticada en 12 ocasiones con paludismo vivax y refiere que las autoridades no han establecido un cerco epidemiológico | Foto: Familiares de Noreglis Chourio

El Pitazo trató de conocer datos oficiales sobre la enfermedad; sin embargo, en esa instancia no están autorizados para emitir reportes. Entre noviembre y diciembre algunos pacientes accedieron a datos que confirmaban más de 500 casos de paludismo en San Juan, Las Dolores y Palo de Flores, aunque la cifra puede ser superior, alertaron los afectados.
Carlos Valdés, quien ha reincidido en dos ocasiones con el virus del tipo vivax, contó que la falta de medicamento es uno de los agravantes para erradicar a enfermedad. “Necesitamos que venga una inspección al municipio, esto es una epidemia lo que acá se vive, estamos calculando que más de 5.000 personas estén afectadas”.
La cifra de Valdés no se logró cotejar de manera independiente, con la lámina oficial que manejan en la Unidad de Malariología de Caja Seca, encargada de registrar y reportar los casos sospechosos y confirmados a la oficina regional del Ministerio de la Salud de Maracaibo.
A la precaria entrega de medicamentos se suma la poca campaña de divulgación para la prevención, así como para evitar el contagio con el uso de mosquiteros o planes de fumigación y eliminación de los criaderos de la hembra del vector Anopheles por cuya picadura se transmite el paludismo. La ausencia de un cerco epidemiológico ha hecho que Noreglis Chourio, habitante de San Juan, haya padecido 12 veces la enfermedad.
Tres comunidades de Sucre se ven afectadas y refieren que en otros municipios del Eje Panamericano también reportan casos de la enfermedad | Foto: Marcial Briceño

Aidalis Fernández, otra infectada, refirió que cuando confirmaron su enfermedad la enviaron al estado Trujillo porque en Zulia no llegaban los medicamentos. Para el segundo diagnóstico recibió fallo el tratamiento. “No solo es paludismo, acá estamos afectados por dengue y hepatitis, lo cual complica los casos de salud”, advirtió.
A Maikel Peña, además del tipo vivax le fue diagnosticado el falciparum, el más letal de los tipos de paludismo, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), por cuanto el tratamiento que amerita es más difícil de conseguir. Peña requirió cloroquina y primaquina para tratar su cuadro viral.
La OPS reseñó que en el año 2015 hubo 212 millones de casos de paludismo, lo que causó cerca de 429.000 muertes, sobre todo en niños africanos. En las Américas hubo 568.000 casos de paludismo y cerca de 220 muertes fueron reportadas en 2016, aún así advierte que el paludismo es “prevenible y curable”.
 
 

¿Qué tan útil fue esta publicación?