OPINIÓN | Los mejores artículos de… Graciela Beltrán Carías

76

Este año 2018, la periodista Graciela Beltrán Carías ha compartido en su columna de opinión su visión muy particular de grandes temas que afectan la vida ciudadana. Siempre con un giro informativo, ha expuesto cómo se vive la realidad del país desde el enfoque del periodista comprometido con la verdad. ¡Síganla leyendo en 2019!

1. OPINIÓN | ¿Cómo podemos detectar noticias falsas?

Quizás no somos conscientes del peligro al que nos exponemos cuando consumimos noticias falsificadas cuando se actúa de manera irresponsable y se difunde sin confirmar, sin cerciorarse, sin ni siquiera preguntar. Comunicar de manera responsable es algo que para los periodistas es ley; confirmar la información antes de comentarla es un mandato.
Pero ¿qué hacemos cuando los ciudadanos manejan las redes sociales y teléfonos celulares como para advertir que se debe tener conciencia de mandar información y confirmarla antes de apretar el botón de “enviar”? Es tarea de nosotros los periodistas alertar a los ciudadanos de las informaciones falsificadas, y cómo transitan por los aparatos celulares sin ningún tipo de escrúpulos, y es tarea de los ciudadanos seguir fuentes calificadas y no difundir noticias de origen raro.
Muchas veces estas mal llamadas fake news se convierten en bálsamos complacientes para quienes están cegados por su pensamiento y reciben la información que quieren escuchar, generándose un juego de expectativas donde la información va dirigida a grupos específicos, grupos vulnerables. Es la industria de la mentira, con el único objetivo de generar caos, zozobra e incertidumbre. Con el único objetivo de desmovilizar. Lea más aquí

2. OPINIÓN | ¿Me quedo o me voy?

Irte es vivir en nostalgia permanente, vivir añorando ese amor imposible, ese amor que se quedó tatuado en el alma, una herida que no se cierra. Irte es no ver el Ávila, es despedirte de las guacamayas, de los sabores y aromas de tu tierra, porque aunque afuera encuentres harina pan en cada esquina, nunca es lo mismo.
Quedarse es sentir que estás dejando la piel, es sentir que puedes y tienes un poco más de resiliencia. Quedarte es disfrutar de ese eterno verano, es recibir la inyección de energía del Ávila. Es hacerte guerrero. Quedarte hace que tengas que despedir a muchos con dolor y lágrimas, es sumarte en la incertidumbre que es la única certeza que existe, y hacer que forme parte de tu vida.
Irse o quedarse, decisiones dolorosas que nos llenan de miedo y contradicciones. Los sentimientos que se tienen en ambas determinaciones se parecen. Irse o quedarse pone en riesgo la seguridad de la región, pone en riesgo nuestra vida, pone en riesgo el futuro y la Venezuela que queremos. Irse o quedarse NOS pone en riesgo. Lea más aquí

3. OPINIÓN | El valor del trabajo: 100.000 emprendedores cambian un país

Quien siempre ha trabajado honestamente se hace inmune a la cultura de la dádiva, no espera lo regalado y no vive de comisiones corruptas que se devengan solo por hacer algunos contactos de dudosa reputación. Vivimos tiempos duros, donde la viveza del venezolano se convirtió en flojera, oportunismo y dinero fácil. Recuerdo claramente cómo hace unos años el protagonista de un comercial, elogiando la Misión Vivienda del Gobierno, comentaba….“…Nunca me imaginé, ni trabajando toda la vida, que iba a vivir aquí…”
En nuestra querida Venezuela vivimos la involución del valor del trabajo; este se ha devaluado, al tiempo que el país produce menos. Se han multiplicado las actividades de sobrevivencia y el país repite formas de administrar errática y dispendiosamente sus cada vez más escasos recursos. Vivimos en el medio de la incertidumbre y el desasosiego.
Y uno se pregunta… ¿trabajar ya no es sinónimo de progreso? ¿Es mejor ser esclavo de quien me ofrece dádivas o emprender algo para hacerme dueño de mi futuro? Es cierto que muchos venezolanos están en situación de pobreza extrema y necesitan asistencia para acceder a lo mínimo para sobrevivir. Pero también es cierto que el trabajo es una necesidad humana. Cuando trabajamos y emprendemos proyectos nuestra vida cambia; nos convertimos en héroes capaces de salir de la pobreza, de cambiar el entorno, la familia, la vida, el país, el mundo. Lea más aquí
 

¿Qué tan útil fue esta publicación?