2.500 docentes han salido del estado Monagas

21

Los maestros en Monagas salieron de nuevo a la calle para entregar un documento ante la Inspectoría del Trabajo | Foto: Jesymar Añez

Maturín.- La diáspora está dejando sin maestros a Monagas. Para 2018, 2.500 educadores se habían marchado del estado hacia otros países buscando una mejor calidad de vida; más de la mitad de esos docentes residían en Maturín. La cifra corresponde a la Federación Nacional de Sindicatos y Colegios de los Trabajadores de la Educación de Venezuela (Fenatev).
La crisis económica ha hecho que los salones se queden sin profesores y sin alumnos. Luis Ramos, docente, dijo que las escuelas y liceos carecen de personal calificado. «Faltan educadores de física, química, matemáticas, ciencias sociales. Pero también son necesarios docentes para los primeros grados», mencionó.

Lee también: Maestros de Monagas y Sucre llamaron a paro de actividades escolares

Flores considera que la huida de más profesionales aumentará si el Gobierno nacional no cambia las medidas económicas. Aseguró que ahora en los pasillos de las escuelas las conversaciones giran en torno al costo de los pasajes hacia el exterior, tanto por tierra como por avión.
«Además de los bajos sueldos, nos enfrentamos a una economía dolarizada, porque a donde tú llegas todo lo quieren vender en moneda extranjera», agregó Isabel Granados, maestra jubilada, quien ha visto cómo dos de sus tres amigas se han ido del país faltándoles poco para jubilarse porque el salario no les alcanzaba.
Esa misma lucha laboral los llevó a marchar por segundo día. Los maestros caminaron este 16 de enero desde la plaza El Estudiante de Maturín hasta la Inspectoría del Trabajo, donde entregaron un documento en el que exigen mejores condiciones laborales, protección al trabajador y estabilidad laboral.

Lee también: Maestros del estado Mérida se suman al paro nacional

El secretario general de Fenatev Monagas, Carlos Carmona, dijo que el texto fue recibido en el área de recepción. Recordó que para este 17 de enero está convocado en el estado un paro de brazos caídos; los educadores asistirán a las escuelas, pero no impartirán clases; la idea es que hablen con los representantes sobre sus condiciones de vida.
Mayelis Sánchez, es docente en Caicara de Maturín, municipio Cedeño. Habló de esa realidad: «Vamos a trabajar con los zapatos rotos, cuando un niño va sin comer compartimos de nuestros alimentos para que no se desmayen. Los que vivimos en otros municipios viajamos a comprar comida en Maturín porque en ellos no se consiguen y los sueldos son mínimos».
La realidad salarial de los docentes venezolanos cambió cuando desde el Ministerio de Educación se decidió que el magisterio devengaría dos sueldos mínimos en lugar de los ocho que había aprobado el exministro Elías Jaua. También cuando desde el Ministerio se ordenó la eliminación de las primas que abultaban los sueldos de los maestros.