Unidad de diálisis del hospital de Maturín tiene material para dos semanas

Los pacientes se quejan de la avería de ocho máquinas además de la falta de antibióticos, antipiréticos y ácido fólico. Aseguran que por la ausencia de máquinas afecta a los enfermos que van en el turno intermedio

23
En el servicio de diálisis del hospital de Maturín siguen averiadas ocho máquinas | Foto: Jesymar Añez

Maturín.- La unidad de diálisis del Hospital Manuel Núñez Tovar de Maturín sigue presentado fallas y ahora solo tienen material para trabajar durante dos semanas, porque del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) no han enviado más suministros.

El director del servicio, Carlos Márquez, explica que esta es la forma de trabajar que tiene el Seguro Social. No saben cuándo volverán a llegar los insumos para atender a los 36 pacientes -distribuidos en tres turno- que acuden de lunes a sábado para dializarse. A esa cantidad se le suman 10 enfermos que acuden del estado Sucre.

“Tenemos insumos, pero no tenemos capacidad de atención porque solo funcionan tres de 11 máquinas“, refiere Márquez. El 8 de enero, un grupo de pacientes denunció esa situación. Márquez dijo esta vez que los equipos se han dañado por la calidad del aguaque usan para lavarlos.

Esperan sustituir la bomba por otra que hasta purificará el líquido. Mientras esto ocurre, los enfermos rezan porque no se dañen las máquinas que están funcionando. Natalia Albornoz es una de las que espera que la tecnología siga funcionando.

Albornoz acude lunes y jueves a dializarse durante el mediodía. A pesar de tener un turno fijo, llega desde las ocho y media de la mañana para reservarlo. “La atención sigue siendo buena, pero la ausencia de equipos hace que no podamos recibir nuestro tratamiento completo“, menciona. Se refiere a que en lugar de las cuatro horas a veces reciben tres.

Por ello, los más afectados son los pacientes intermedios. Aquellos que presentan una emergencia y son atendidos apenas se desocupa un aparato. Ellos solo reciben dos horas de tratamiento, porque es la forma en que no se altere el turno de otra persona.

Juliana Cedeño habla también sobre las otras fallas que existen en el servicio. Ya perdió la cuenta de cuándo fue la última vez que le entregaron antibióticos, antipiréticos o ácido fólico, incluso, no recuerda cuándo utilizó el laboratorio del hospital para procesar lasmuestras de sangre que le piden.

“El banco de sangre tampoco funciona. Tengo una semana esperando por una transfusión, porque no hay reactivos para hacerle el análisis que necesita la sangre que me donaron”, expone la paciente, que reside en el municipio Bolívar de Monagas y viaja dos veces a la semana para dializarse.