CRÓNICA | Entre críticas al presente y remembranzas validaron los adecos de la tercera edad

122
Punto Municipal Validacion Guanarito | Foto Bianile Rivas
Foto: Pedro Izzo

La amenaza de que el partido Acción Democrática regresara a los años cuando la dictadura de Marco Pérez Jiménez ilegalizó, por una década (1948-1958), a la organización fundada por Rómulo Betancourt, movilizó a las fuerzas de la organización blanca quienes este fin de semana cumplieron con el proceso de validación exigido por el Consejo Nacional Electoral.

Lee también: AD es el primer partido nacional que logra validar en Lara

Sin tener a la mano los números definitivos en la recolección de voluntades, el partido liderado por Henry Ramos Allup vivió, durante sábado y domingo, una romería blanca extendida, que tuvo como protagonistas a personas cercanas a los 80 años, quienes han acompañado a AD, desde su fundación en 1941, hasta los errores contemporáneos que llevaron a la organización al rechazo de los electores y pérdida del poder.

El Pitazo entrevistó en cinco estados del país a igual número de veteranos adecos, quienes validaron no solo su apoyo a AD, sino ese sentimiento que llevó a Antonio Peinado, cumanés de 83 años, a ratificar que “adeco es adeco hasta que se muera”.

“No hay nada más cierto que adeco es adeco hasta que se muera».

A sus 83 años, Antonio Peinado pensó que el llamado a legalizar Acción Democrática ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), era una «buena oportunidad para reunificar a los dirigentes y todos los militantes adecos», tanto los que estaban activos como en los que renació el sentimiento blanco ante el llamado a firmar por AD. «No es un cliché, no hay nada más cierto que adeco es adeco hasta que se muera», afirmó.

A las dos de la tarde del sábado 25 de marzo, una vecina llevó a este hombre, delgado y de cabello platinado por las canas, hasta el punto de validación ubicado en la Plaza Pichincha de Cumaná. A pesar de que el lugar estaba abarrotado de militantes y simpatizantes que esperaban pacientemente por aportar su firma a favor de esta fracción política, Antonio solo tardó media hora entre llegar al lugar, esperar su turno, responder las preguntas del funcionario del CNE y firmar por «el partido de Rómulo”.

Con tres hijos, ocho nietos y cinco bisnietos, desde hace 71 años Antonio milita en AD; ingresó a las filas del partido en 1946. «Yo soy fundador, de cuando la casa de los adecos quedaba en la Calle Cantaura y mi hogar quedaba al frente de la sede, donde aún vivo», dijo. Y, aunque su apellido principal no lo demuestre, Peinado es de linaje “Blanco”, primo del poeta ilustre cumanés y quien fue un alto dirigente de la organización, Andrés Eloy Blanco. «Ahorita los adecos debemos afianzar la disciplina y seguir la línea romulista del partido», afirmó.

Hasta el año 2010, AD fue la primera fuerza política de oposición en Sucre y capitalizaba el 45% de los votos antichavistas en la entidad. En procesos electorales posteriores fue desplazada al segundo lugar por Voluntad Popular (VP). En la actualidad los blancos poseen una curul en el parlamento nacional y otro en el Consejo Legislativo del estado Sucre (Cles). «Nosotros, lo que tenemos que hacer es ser disciplinados como los adecos de antes, seguir la línea de los fundadores y de Rómulo Betancourt», dijo Peinado.

Lee también: Adecos de Los Llanos asistieron con alegría a validar su partido

A los 83 años Antonio Peinado aún quiere reunirse y trabajar por AD | Foto: Nayrobis Rodríguez

Nilda Viso: “Lo de Ramos Allup en 2005 fue un error que le costó bien caro a Venezuela»

Las profundas arrugas de su rostro blanco dan un indicio de su edad, pero no de los años que tiene siendo adeca. Nilda Viso tiene 79 años, más de 60 de ellos como militante de Acción Democrática (AD); es ama de casa y vive en La Floresta, al este de Maturín, estado Monagas. No le da pena reconocer que desde su partido se cometió un error que ha marcado a Venezuela.

«Estamos pagando caro el hecho de que Henry Ramos Allup haya anunciado que no íbamos a esas elecciones, otra cosa sería si hubiésemos participado esa vez», reflexiona sobre los comicios de 2005 cuando AD decidió no participar en un proceso que, según declaró el ahora expresidente de la Asamblea Nacional (AN), estaba amañado y no contaba con garantía de resguardo al voto por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE).

«Es que todos pensábamos que eran mentira todos esos videos que veíamos sobre Cuba. Nunca nos imaginamos que algo así pasaría y por eso no fuimos a votar», se lamenta. Ahora, asegura que la falta de control al Gobierno ha desatado la delincuencia, la impunidad y algo que considera es lo más grave: la escasez de alimentos y de medicinas, acentuadas desde 2016.

«¡Ahora sí nos parecemos a Cuba!», exclama.

Cuando tan solo tenía 14 años, su esposo lideró una rebelión en Monagas; tomó el cuartel que quedaba en la avenida Bolívar, donde ahora se encuentra la sede de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) construida durante el mandato de Chávez. César Viso tuvo una condena de 15 años. Su viuda cuenta que pasó 45 meses incomunicado, con requisas sorpresivas que incluían maltrato físico. «Eso que están haciendo con Leopoldo López lo hicieron con mi esposo», relata mientras observa a la gente participar en la jornada convocada para este 25 y 26 de marzo por el CNE.

Nilda Viso es militante de Acción Democrática desde que tenía 9 años de edad | Foto: Jesymar Añez

José Ramón Ortiz: «No hay enfermedad que ataje cuando un adeco quiere validar»

José Ramón Ortiz Meza llegó el sábado ataviado con su chaqueta blanca con azul y rojo que distingue a los uniformes de los atletas de Barinas cuando van a alguna competencia. Al lado izquierdo de ella, a la altura de su corazón, llevaba pegada una calcomanía circular, pequeña, con el logo de Acción Democrática.

No madrugó para ir a validar al partido en el que milita desde hace 54 años, pero su condición de paciente de cáncer al que le practicaron una laringectomía total, le brindó la particularidad de la preferencia. Llegó y pasó directo, no hizo falta que mostrara ningún informe médico, pero no pudo validar por la tolda blanca porque el sistema biométrico de la máquina no le reconoció su huella.

A este barinés de 66 años no le hizo falta hablar para mostrar su disposición a relegitimar con sus datos a la organización política de su preferencia, pero se valió de un lápiz y libreta para escribir que es seguidor de El Pitazo y que acudió a la jornada porque está convencido que AD es un partido que tiene “muchisssimo” futuro.

– ¿Y por qué vino a validar?
– Para rescatar al país que me acabaron.

José Ramón se devolvió para su casa con la promesa de regresar el domingo para insistir de nuevo a que la máquina le reconozca su huella.

La operación que lo dejó sin laringe no fue impedimento para que José Ramón Ortiz fuera a validar por Acción Democrática | Foto: Marieva Fermín

Julio Rivas: “De esos polvos vienen estos lodazales”

Desde la esquina norte de la Plaza Bolívar se observaba el alboroto. Una danza evangélica simulaba un teatro de calle y se mezclaba entre el ruido de la fila para la emisión del Carnet de la Patria. Entre ese coctel se hizo paso, en la calle de la alcaldía, Julio Rivas. Llegaba puntual, y bajo la lluvia, a rubricar en favor de Acción Democrática. “Me levanté de madrugada para no faltarle a mi compromiso”, dice, al asentir que venía de su “conuco”, una parcela de 20 hectáreas que mantiene desde hace 30 años en el caserío Monte Ralo, calceta arriba en Guanarito, al sur del centro occidental estado Portuguesa.

Alcaldía de Guanarito Carnet de la Patria | Foto Bianile Rivas

Se le notó emocionado y con un botón insignia prendido del lado derecho en su camisa a cuadros. Se leía en fondo dorado “AD pan, tierra y trabajo”. No es nuevo, es la orden Doña Menca de Leoni y fue hecho en Estados Unidos, señala. “Lo conservo desde hace 19 años cuando el partido me condecoró por mi labor como dirigente social, en ocasión de su aniversario número 56,” comenta al sentir la mirada acuciosa de su interlocutora.

Tampoco es nueva su militancia por AD. Es tan venida en años como su vida. “Tengo 78 y casi los mismos en el partido”, alega orgulloso recordando que puede echar cuentos sobre la institucionalidad venezolana. “Me crié en el campo, conocí la dictadura, pagué el servicio militar, ejercí de policía, me discipliné en un partido, forjé la democracia y fui electo concejal.”

“No veo esto, la validación, como cosa simple”, aclara. “La siento como un camino a la tranquilidad. Tenemos que volver al tiempo en que los venezolanos vivíamos del trabajo, salíamos sin miedo y actuábamos con amor”.
Don Julio, así lo llaman sus amigos, confía en el futuro. No quiere que se repitan las cosas negativas de la democracia. “De esos polvos vienen estos lodazales”, afirma cuestionando la regaladera de dinero que acabó con el trabajo en el campo.

Punto Municipal Validacion Guanarito | Foto Bianile Rivas

“En tiempos de Carlos Andrés Pérez se dio plata a manos llenas y la gente no sembró ni un aguacate. Se entregaron créditos a agrotécnicos que nunca manejaron ni un tractor (…) y ahí se inició esta debacle.”

Lee también: AD se posiciona y Copei queda en el aire en Los Andes

Sentarse a llorar o a añorar el pasado no es lo que cuenta, sostiene Julio Rivas, desde el punto de validación de AD en Guanarito | Foto Bianile Rivas

José Pérez Veloz: “Venezuela está mal porque Acción Democrática está mal”

“Yo soy adeco de nacimiento. Desde los 12 años hago activismo con Acción Democrática. Venezuela está mal porque AD está mal”, fueron las palabras de José Pérez Veloz, quien acudió a validar en el punto ubicado en la plaza Bolívar, de Tinaco, en el estado Cojedes.

Con gran preocupación y con el ceño fruncido asegura que la caída del AD fue la caída de Venezuela. Puntualiza que con las elecciones a alcaldes y gobernadores, muchos se convirtieron en reyezuelos y caudillos regionales, que se creían dueños del poder, desviándose de la doctrina originaria del partido que es socialista, humanista y que reivindica las causas de los desposeídos.

“El partido fue impulsado hacia el abismo por Fedecámaras y los grandes medios de comunicación, para tomar el poder económico del país. Acción Democrática sigue siendo la esperanza de Venezuela y se debe llamar entre todos a la reconstrucción del país”, expresa.

Savino Ramírez: “Salimos a validar por el futuro de nuestro hijos y nietos”

San Juan de los Morros. Llegó con bandera en mano, un casco de constructor que tenía estampado el logo de Acción Democrática y folletos alusivos a gobernantes anteriores de la tolda blanca. El señor Savino Ramírez, hombre de pueblo, compartió su efusividad y alegría con viejos amigos, mientras esperaban en una extensa cola para reafirmar su compromiso histórico con el partido socialdemócrata, en la jornada de validación ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), en la capital de Guárico.

Ramírez, así como recuerda con emoción aquellos años de su juventud y su lucha como miembro de AD, asegura que el partido se debilitó con el tiempo, cuando se olvidaron los valores sembrados por Betancourt.

“No se le dio vigencia a la ideología de Rómulo Betancourt, al que nosotros anhelábamos darle la mano porque era un hombre tan sencillo y humano, un hombre del pueblo, como decía Raúl Leoni: de pies descalzos, con alpargata” aseveró Ramírez.

Dijo estar convencido de que es el momento para fortalecer al partido: “Yo como adeco que soy considero que los venezolanos salimos a validar por el futuro de nuestro hijos y nietos”.

Aunque no mencionó su edad, sí recordó aquel momento, hace más de 50 años, en el que se integró a las filas de AD: “Me inscribí en 1965 en Acción Democrática, siendo secretario de organización Alfaro Ucero, en la casa sindical del Paraíso en Caracas”.

Como un contraste a la alegría que significó revalidar su afecto con la tolda blanca, Ramírez lamentó la situación actual del país: “Es doloroso que en pleno siglo XXI tengamos que volver al molino y al pilón para alimentarnos. Hemos retrocedido 200 años con este gobierno y el pueblo es el que está sufriendo. Qué bonito sería que la gente dejara de pelear y unieran fuerzas para rescatar a nuestro país” culminó.

“No se le dio vigencia a la ideología de Rómulo Betancourt, al que nosotros anhelábamos darle la mano porque era un hombre tan sencillo y humano” | Foto: Pedro Izzo
Foto: Pedro Izzo
Foto: Pedro Izzo

¿Qué tan útil fue esta publicación?