CRÓNICA | El día en que Juan Guaidó tuvo la atención del mundo

16

Foto: El Pitazo

Caracas.- Las palabras del presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, se escucharon con atención en las calles de Caracas este 23 de enero. Las personas se mandaban a callar entre sí para no perderse el discurso del parlamentario. No sucedió lo mismo con las intervenciones previas de personas como Rafaela Requesens, líder estudiantil, o Juan Pablo Guanipa, diputado de la AN.

Lee también: VIDEO | 10 países de América reconocieron a Guaidó como Presidente de Venezuela

Los manifestantes esperaban un pronunciamiento puntual de Guaidó. El 11 de enero en el primer cabildo abierto celebrado en Caracas, el presidente del Parlamento llamó a los venezolanos a desconocer el gobierno de Nicolás Maduro y pidió su respaldo para asumir funciones de presidente interino, al igual que el de la comunidad internacional y la Fuerza Armada venezolana.
Pero el sonido de las cornetas no llegaba a las inmediaciones del punto de llegada de la movilización, entre Bello Campo y El Rosal, donde miles de venezolanos tomaron las vías desde la mañana del miércoles. El silencio fue vital para seguir instrucciones que profirió Guaidó por micrófono, después de saludar y dar la mano a los manifestantes en su vía a la tarima.
“Levantemos la mano derecha”, pidió a los presentes. La ciudadanía así lo hizo, callada, expectante, de pie y bajo el sol. Su esposa, Fabiana Rosales, lo acompañó en el gesto desde la tarima, al igual que Lilian Tintori –esposa del dirigente de su partido Voluntad Popular, Leopoldo López–, y casi todos los políticos que estaban con él, a excepción de los vicepresidentes de la AN, Edgar Zambrano y Stalin González, de Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, respectivamente.
Con la mano derecha en alto, “ante Dios todopoderoso” y “en respeto” a los parlamentarios y compañeros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Guaidó dijo a la 1:43 de la tarde: “Juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo nacional como el presidente encargado de Venezuela”. Los aplausos, gritos y pitos opacaron la frase antes de finalizar. Algunos saltaban, pero la mayoría solo aplaudía con los brazos en alto la decisión de Guaidó, apegada a los artículos 333, 350 y 233 de la Constitución venezolana aún vigente.

Lee también: Vladimir Padrino López denuncia golpe de estado contra Maduro

La intervención del presidente interino de Venezuela cerró con la entonación del Himno Nacional. La música que se reprodujo unificó el canto de los presentes. Algunas frases se cantaron con más ahínco, como “muera la opresión”, “seguid el ejemplo que Caracas dio” y el coro completo. Quienes tenían gorras, en su mayoría tricolor, se las quitaron y las pusieron contra su pecho. Otros las alzaron al cielo.
Guaidó fue enfático al pedir a los venezolanos asumir un juramento a partir de este miércoles que constaba en respaldar la lucha del cese de la usurpación de Maduro en la Presidencia, asumir los artículos 333 y 350 de la Carta Magna “para lograr el respaldo de la Fuerza Armada Nacional y de la comunidad internacional” y asumir el compromiso de la no violencia. Los presentes repitieron sus palabras al unísono, mientras grababan los hechos con sus celulares.
La movilización de este miércoles fue también momento de reencuentro en las calles. Personas se saludaban y abrazaban entre sí. Unas preferían hacerse selfies para la posteridad, mientras que otras estaban simplemente extasiadas. “Este es un momento histórico y fuimos parte de él”, le dijo una señora de la tercera edad, con lentes de sol, a su grupo de amigas, todas sexagenarias. Caracas no era escenario de protestas antigubernamentales de gran magnitud desde 2017, cuando se registraron más de 120 fallecidos durante cuatro meses de protestas en todo el país.
Este 23 de enero, día en que se celebra la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, confluyeron distintas clases sociales, géneros y edades en la capital en rechazo a Nicolás Maduro, quien se juramentó ante el Tribunal Supremo de Justicia –alineado al chavismo– el pasado 10 de enero. Guaidó lo catalogó como usurpador de la Presidencia. Los manifestantes le gritaban “¡Maduro, coño de tu madre!”. Uno de ellos, Raúl Lucena de 53 años, explicó a El Pitazoque “tiene que haber un cambio de gobierno porque ya nadie lo quiere. Sabemos que sí se puede”.
Fueron nueve los puntos de salida que pautó la Asamblea Nacional para la concentración. Se distribuyeron en este, centro y oeste de Caracas, zona que fue reprimida con gases lacrimógenos por la Guardia Nacional. Los puntos del este confluyeron en la autopista Prados del Este y la avenida Francisco de Miranda; los del oeste en Bello Monte, tomas panorámicas evidenciaban cómo la avenida Francisco de Miranda y sus alrededores estaban atiborrados de personas. Lucena caminó 5 horas para llegar al punto de encuentro y, aunque no sabía a ciencia cierta si Guaidó se había juramentado o no, agradeció haber salido de su casa en Catia con su familia.
No todos llegaron a escuchar sus palabras. Las cornetas resultaron insuficientes. De hecho, algunos ni se enteraron de que Guaidó había asumido funciones del Ejecutivo en el marco de la Constitución este miércoles. El comunicado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en reconocimiento a su presidencia interina disipó dudas en la movilización, al igual que las declaraciones del secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, en apoyo a la decisión que se tomó desde la directiva del Parlamento. Poco después, los presidentes de Colombia y Brasil manifestaron su apoyo a Guaidó. Argentina, Canadá, Chile, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, pertenecientes al Grupo de Lima, le siguieron.
La concentración se extendió desde la plaza Juan Pablo II por la avenida Francisco de Miranda hacia el este de la ciudad. Fernando Blanco de 43 años se paró a dos cuadras del metro de Chacao porque la muchedumbre no lo dejó avanzar más. Gracias a que unas personas conectaron un radio a una corneta se enteró de que Guaidó era el nuevo Presidente encargado de la nación. “Pensaba que no lo iba a hacer porque no sabíamos. No soltaba prenda. Estoy muy contento. Creo que al gobierno le quedan pocas alternativas después de esto”, dijo el profesor universitario a El Pitazo.
Guaidó tuvo su primer acto de gobierno este mismo miércoles. En respuesta a la ruptura de relaciones con Estados Unidos que señaló Nicolás Maduro desde el balcón del pueblo, el Presidente interino emitió un comunicado en el que pedía a los consulados mantener sus representaciones diplomáticas en Venezuela. De acuerdo con Maduro, los funcionarios estadounidenses deben abandonar el país en 72 horas.