Fernando Albán, el laico que dedicó su vida a servir en Venezuela

120

Si en algo coinciden quienes conocieron a Fernando Albán es en los calificativos: increíble, excelente, y altruista son algunas de las palabras con las que lo asocian desde compañeros de trabajo hasta amigos cercanos. A Denise Prieto se le queda corto el idioma castellano para describirlo, pese a conocerlo desde hacía doce años en el partido Primero Justicia (PJ). “Él estaba allí para lo que uno necesitara. De verdad no sé cómo definir a Fernando Albán, ese ser de luz”, dijo a El Pitazo la secretaria de fracción de la tolda aurinegra.

La muerte de Albán está rodeada de hechos imprecisos. El suceso se conoció el pasado lunes 8 de octubre, cuando su cuerpo cayó desde el piso 10 de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en Plaza Venezuela, Caracas, donde estaba recluido por su presunta implicación en el atentado a Nicolás Maduro. El fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, aseguró ese día que “se había quitado la vida” cuando fue al baño y decidió lanzarse por una ventana.

Tanto Prieto como sus familiares, amigos, abogados, incluso parlamentarios, desconfían de la versión oficial. “Él era un hombre muy creyente. Por eso es absurdo lo que quieren hacer ver, que se suicidó. Él sería incapaz. Además, era un hombre valiente que se enfrentó a esto sabiendo lo que le esperaba, sin esperar nada a cambio, simplemente la libertad de Venezuela; de todos nosotros”, confesó la secretaria de fracción de PJ.

Su cuñado Manuel Osio concuerda, y agrega que era “fuerte psicológicamente”, rasgo que su madre Amparo Salazar y una de sus cuatro hermanos confirmó el domingo 7 de octubre, cuando pudieron verlo junto a sus abogados antes de una audiencia que nunca se concretó. “Estaba tranquilo. Si le hubiesen dicho cuántos años tenía que pasar en la cárcel, bueno, ok, pero ni siquiera lo habían presentado. Supongo que se les pasó la mano a esa gente y quisieron tapar lo que hicieron”, consideró su cuñado a El Pitazo.

¿Qué tan útil fue esta publicación?