Juan Guaidó fue desde Caricuao a Santa Mónica bajo la protección de los santos

16

Juan Guaidó en cabildo abierto de Caricuao: Foto: Rayner Peña

Caracas.- Desde que Juan Guaidó llegó a la UD 4 de la parroquia Caricuao, este sábado 19 de enero, no pararon los “Dios te bendiga” y los “que la virgen te ampare”. El cabildo abierto convocado para las 3:00 de la tarde comenzó una hora y media después con la intervención de Israel Guevara, dirigente vecinal del sector, quien aseguró respaldar a los 112 diputados opositores que fueron elegidos en diciembre de 2015.
Cabildo abierto de Caricuao. Foto: Rayner Peña

Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, llegó en calma, de la mano de su esposa, Fabiana Rosales, saludando a todo el que le tendía la mano y respondiendo a todas las palabras de apoyo.
Cabildo abierto de Caricuao. Foto: Rayner Peña

María Antonieta Mujica, residente de la UD 7 de Ruiz Pineda, estaba allí porque confía en que los cabildos abiertos preparen el camino hacia la democracia. «Juan Guaidó tiene un discurso de inclusión y que convence. Es el presidente de la Asamblea Nacional y yo confío en él», comentó. Además, cree que por ser joven -36 años- tiene una visión diferente y representa la transición hacia las elecciones libres sobre las que tanto insiste la oposición venezolana.
Cabildo abierto de Caricuao. Foto: Rayner Peña

En Caricuao, el apoyo a Guaidó se demostraba con aplausos y gritos; cada vez que algún dirigente político mencionaba su nombre o lo proclamaba como presidente de Venezuela, la audiencia respondía con euforia y consignas en contra de Nicolás Maduro.
Cabildo abierto de Caricuao. Foto: Rayner Peña

En principio, el cabildo sería solo en el estacionamiento del Centro Comercial Los Ángeles, un espacio que ocupa menos de media cuadra y en el que funcionan no más de seis comercios, pero poco a poco, los asistentes empezaron a ocupar también la calle. Durante media hora, el equipo de seguridad de la Asamblea Nacional insistió a los vecinos que dejaran el paso libre para los automóviles, pero no hubo forma, se negaron y gritaron que las calles ahora son del pueblo.
Cabildo abierto de Caricuao. Foto: Rayner Peña

Mientras diputados, líderes comunitarios y sindicalistas le hablaban a la audiencia, Juan Guaidó se mantuvo siempre sonriente, tranquilo. Muchos se acercaron a la tarima para entregarle algún pedazo de papel con un mensaje escrito a mano. Todos los leyó, buscó al emisor para responder con un gesto amable y los guardó en el bolsillo derecho de su pantalón. Todos, a excepción de una estampita de San Miguel Arcángel, que metió en el bolsillo.
Cabildo abierto de Caricuao. Foto: Rayner Peña

«Andan diciendo que Maduro es una bestia, no, ese es peor que una bestia, ese es el demonio», dice un señor medio en broma y otros se ríen.
Cabildo en Santa Mónica. Foto: Francisco Touceiro

Rafaela Requesens, presidenta de la Federación de Centros de Estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, intervino para manifestar que los venezolanos no se rinden: “Seguimos en las calles porque no perdemos la esperanza, porque a pesar de todo lo que vivimos a diario, no nos rendimos. Venezuela y Caricuao no se cansan. Nos podemos molestar, llorar y frustrarnos, pero no podemos rendirnos”.
Cabildo en Santa Mónica. Foto: Francisco Touceiro

El diputado Richard Blanco, por su parte, aseguró que el próximo miércoles 23 de enero comienza una nueva etapa “para la salvación de la patria que tanto amamos”.
Cabildo en Santa Mónica. Foto: Francisco Touceiro

Todos los dirigentes y líderes políticos hablaron de la mayoría femenina que había en el lugar, también de la proporción de personas de la tercera edad que era mucho más significativa que otras. Muchas mujeres, sobre todo ancianas, se acercaban a la tarima y encomendaban a Juan Guaidó a las diferentes advocaciones de la Virgen María, al Sagrado Corazón de Jesús y al Espíritu Santo.
Cabildo en Santa Mónica. Foto: Francisco Touceiro

La fórmula fue repetida por todo aquel que tuvo la oportunidad de tomar el micrófono: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Además, se insistía en los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución. Guaidó fue comparado con Simón Bolívar y Rómulo Betancourt.
Cabildo en Santa Mónica. Foto: Francisco Touceiro

Yon Goicoechea pidió libertad para los presos políticos y para todos los venezolanos. Expresó que “los jóvenes de este país tenemos que estar orgullosos de ser venezolanos”. Precisó que para lograr un cambio hace falta la unión de las Fuerzas Armadas, las instituciones gubernamentales y la sociedad civil.
Cabildo en Santa Mónica. Foto: Francisco Touceiro

Juan Guaidó, oriundo del estado Vargas, comenzó su discurso hablando de la sonrisa como forma de resistencia. También contó que creció disfrutando de su familia, de los servicios públicos de calidad y responsabilizó a Nicolás Maduro de que hoy muchas familias se han ido y los servicios básicos tienen fallas. «Estamos labrando el futuro, construyendo presente», aseveró.
Cabildo en Santa Mónica. Foto: Francisco Touceiro

El parlamentario manifestó estar agradecido por la unión de la sociedad civil, el trabajo de los medios de comunicación y el apoyo de la comunidad internacional.
Al final del cabildo abierto, sacó la tarjeta de San Miguel Arcángel de su bolsillo y leyó la oración y luego afirmó: “Llegamos a esta tierra para ser felices”.
Guaidó fue de la parroquia Caricuao a San Pedro, donde fue recibido por otros actores como Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la UCV (Apucv), Daniel Hans Cotee, dirigente estudiantil, y Óscar Rada, miembro del partido Acción Democrática.
Cabildo en Santa Mónica. Foto: Francisco Touceiro

Ya cansados, los diputados, incluido el presidente del Parlamento, repitieron sus discursos e hicieron énfasis en participar en las marchas del próximo 23 de enero: “Cada ciudadano tiene la obligación de llevar por lo menos a cinco amigos más”, exhortó Guaidó. Fue respaldado por aplausos y vítores.
– ¿Se puede o no se puede?, preguntó el presidente de la AN.
– Sí se puede, respondió San Pedro.