Las 10 preguntas que dejó el atardecer del 4 de agosto

119

Parecía un acto militar más de rutina, de tantos que se han repetido desde la elección de Hugo Chávez como presidente en 1998. Lo único inusual era la locación: la avenida Bolívar de Caracas, habitualmente empleada para megamercados o mítines de cierre de campaña. Pero aquel sábado 4 de agosto, durante la parada militar por el aniversario número 81 de la Guardia Nacional Bolivariana, la transmisión oficial de televisión fue abruptamente interrumpida por un acontecimiento de los que merecerán ser mencionados en textos de historia contemporánea. Luego se confirmó que la confusa situación observada tanto en el palco presidencial como la arteria vial –en la que se observó a funcionarios militares rompiendo la formación para correr en desbandada– había sido ocasionada por la explosión de un dron cerca de la tarima en la que se encontraba el presidente Nicolás Maduro, su esposa Cilia Flores y el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, entre otros funcionarios e invitados.

Desde entonces, dos han sido a grandes rasgos las principales hipótesis: 1. Un atentado contra la vida de Maduro, como lo sostuvieron desde esa misma noche voceros oficiales como Jorge Rodríguez (luego de las 7:00 pm) y el propio presidente en alocución posterior; 2. La simulación de un atentado para generar una purga militar y la aniquilación política de líderes opositores, de manera similar al presunto golpe de Estado de julio de 2016 contra Recep Tayyip Erdogan, que más bien incrementó el poder del presidente turco.

¿Qué tan útil fue esta publicación?