Las empresas de Javier Bertucci que se quedaron en el papel

418
| Foto: Rayner Peña R.
| Foto: Rayner Peña R.

Javier Bertucci, el excandidato presidencial que ocupó el tercer puesto en las elecciones del 20 de mayo con 11 % de los votos, figura como presidente de Biometrix-Med Equipment Corp, una una firma registrada en Florida que se encuentra inactiva. La compañía fue señalada en las redes sociales de ser la “única importadora de medicamentos a Venezuela”.

Bertucci negó las acusaciones el 31 de mayo: “Es totalmente falsa esta información (…). Biometrix es una empresa creada por un venezolano con ciudadanía estadounidense para traer a Venezuela 17 equipos para diálisis que iban a ser desmovilizados. Medicare me ofreció la posibilidad de traer esos equipos vía donación para los pacientes con problemas renales”, difundió a través de su cuenta de Twitter. No es la primera vez que desmiente este hecho. Después de la publicación de su perfil en el reportaje transnacional Panama Papers, en 2016, el también pastor evangélico de la Iglesia Maranatha de Venezuela rechazó que dicha compra se hubiese concretado.

No miente. El Pitazo solicitó a Import Genius, empresa con una extensa base de datos de importaciones internacionales, los registros de aduana de Biometrix-Med Equipment Corp. La compañía, como indica Bertucci, no realizó compra alguna. La data muestra que los equipos para diálisis no ingresaron a puertos venezolanos, corroborando la versión ofrecida por el ex candidato presidencial.

Este registro es de la poca información disponible sobre la compañía con sede en Florida. En Venezuela, una empresa de nombre similar fue registrada el 10 de mayo de 2004: Biometrix Médica C.A., bajo el N° de expediente 595355, en el Registro Primero de Distrito Capital. Liderada, según el Acta Constitutiva, por Isaac Schneider y José Sureda, fue inscrita por la abogado Niurkis Aular Estaba, trabajadora del Ministerio de Relaciones Exteriores, y sin vínculo aparente con Nicolás Aular Parra, socio del ex candidato presidencial.

Lea también Javier Bertucci planteará a Maduro la liberación de Leopoldo López en sus próximas reuniones

Pero Biometrix-Med no es la única empresa presidida por Javier Bertucci. Registros internacionales contemplan la participación del pastor en otras cuatro compañías activas, la mayoría pertenecientes al rubro de salud.

Bertucci figura como presidente de Health Supply Inc, sociedad anónima registrada en Panamá bajo el N° 646542S. Es también presidente de Todo Salud, inscrita bajo el N° 646549S. Y dirige también Sky Suministros, que, bajo el N° 646547S, establece como tesorero y director a Francisco Jesús Barrios, su cuñado y también pastor evangélico. Las tres compañías tienen en común algo más que su presidente: todas fueron registradas el 6 de enero de 2009 y ninguna posee registros de aduana, según la base de datos de Import Genius verificada por El Pitazo.

| Foto captura

Javier Bertucci posee, además, una compañía en República Dominicana: Agropecuaria Los Cedros, inscrita el 25 de septiembre de 2017, y cuyo objetivo es la “administración, mantenimiento de fundos agropecuarios, explotación, importación, exportación, compra, venta, cría y engorde de ganado bovino, porcino, equino, caprino y avícola. También de productos y subproductos de origen animal, semi procesados y/o terminados, tales como cueros y pieles. Asimismo, la comercialización, importación, exportación, compra y venta al mayor y detal de insumos relacionados con el ramo alimenticio”, entre otras funciones. Pese a sus características comerciales, la empresa tampoco registra movimientos portuarios en Import Genius.

¿Por qué estas compañías no comercian? ¿De dónde proviene el capital invertido por el pastor evangélico en estas firmas? El Pitazo intentó contrastar con el excandidato la información aquí difundida. Pese a la disposición de su equipo de prensa, al cierre de esta publicación la entrevista no había sido concretada.

Un socio acusado de estafa

El expediente de Biometrix-Med Equipment Corp revela más que solo una compra fallida. La compañía, registrada en Miami en julio de 2013, expone como socio de Bertucci, y vicepresidente de la empresa, a Nicolás Aular, un venezolano, de 53 años, acusado de estafa en reiteradas oportunidades por medios locales.

Según el portal Open Corporates, Aular Parra dirigió cuatro sociedades más en Miami, todas inactivas: Antillian Corporation, Jabez Consulting Service (junto a su hijo Jeanny Aular Jobi), ALR Miami Rent a Car y Suministro del Sur; y figura, actualmente, como director de Future Group FL, registrada en febrero de 2018.

En Venezuela, su periplo como empresario incluye su aprehensión el 12 de noviembre de 1998 por comercializar vehículos importados “de procedencia dudosa”, indicaron a El Pitazo fuentes de organismos de seguridad. Cuatro años antes, el 7 de noviembre de 1994, había sido detenido por la antigua PTJ (Policía Técnica Judicial) en la subdelegación de Las Acacias por estar relacionado con la importación de motos robadas en Estados Unidos. Su hijo, Jerry Javier Aular Jobi, también ha sido acusado de estafa y robo de vehículos.

| Foto captura

Nicolas Aular Parra es señalado por la misma fuente de estar vinculado al narcotraficante colombiano Daniel Barrera Barrera, alias “El loco Barrera”, capturado el 18 de septiembre de 2012 en Venezuela, en un operativo realizado por la Policía Nacional y coordinado desde Washington con la ayuda del Gobierno venezolano y el británico. También es señalado como testaferro de Carlos Heberto Méndez Jiménez, empresario vinculado al ex gobernador de Carabobo Henrique Salas Feo.

El equipo de El Pitazo solicitó, vía correo electrónico, una entrevista con Nicolás Aular Parra, para contrastar las acusaciones en su contra. La petición no fue atendida.

Los pecados del pastor

El nombre de Javier Bertucci apareció en los medios de comunicación en 2016, cuando la investigación transnacional Panama Papers, ganadora del Premio Pulitzer en 2017, lo incluyó en la lista de más de 370 venezolanos que fueron o estuvieron cerca de ser clientes de Mossack Fonseca. La investigación señala que, según los correos electrónicos filtrados, el excandidato presidencial, que confrontó a Nicolás Maduro el 20 de mayo, pretendía ser el presidente de Stockwin Enterprises Inc, una compañía creada en Panamá el 3 de enero de 2012, con un capital de 5 millones de dólares, vinculada al rubro de alimentos. Desiré Obadia, intermediaria de la empresa ante Mossack Fonseca, negó el hecho.

No era la primera vez que Bertucci era salpicado por la ilegalidad. El 2 de julio 2010, el pastor evangélico fue detenido en Venezuela e imputado por contrabando agravado y asociación para delinquir. ¿La razón? Un intento del empresario de exportar 5.000 toneladas métricas de diesel, a través de Tecnopetrol C.A., empresa que presidía. El combustible sería facturado como Tecsol, un solvente base para la elaboración de desengrasantes y removedores de pintura; pero un análisis químico reveló su composición real. El 4 de julio de 2010, las autoridades venezolanas le impusieron una medida de arresto domiciliario y el 30 de septiembre de ese mismo año se le aprobó un permiso para asistir a la iglesia evangélica donde predicaba. El 20 de diciembre se estableció un régimen de presentación.
Este juicio se mantiene activo, reveló a El Pitazo una fuente cercana al excandidato. “Este año se cumplen ocho años de ese proceso que se inició en 2010, con todas las pruebas favorables a quien fuera el pastor hasta hace poco. No hay pruebas en su contra, hay cantidad de violaciones al derecho procesal y el estatus de esa acusación es de cosa no juzgada. El caso sí se mantiene abierto, con todos los pormenores que sabemos que suceden en la justicia venezolana”, indicó la fuente.

| Foto captura

Esto no fue impedimento para su postulación a la presidencia. Tampoco lo fue la denuncia interpuesta por Juan Urbaneja, exdiputado del Consejo Legislativo del estado Aragua, quien consignó el 15 de mayo ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) un documento donde acusó al pastor evangélico de incumplir con el artículo 227 de la Constitución, que indica que “para ser elegido Presidente de la República o elegida Presidenta de la República se requiere ser venezolano o venezolana por nacimiento, no poseer otra nacionalidad, ser mayor de treinta años, de estado seglar y no estar sometido o sometida a condena mediante sentencia definitivamente firme y cumplir con los demás requisitos establecidos en esta Constitución”. Urbaneja alegó en su solicitud que Bertucci no cumplía con el estado seglar. En marzo, el excandidato había rechazado acusaciones similares, cuando declaró en una entrevista a Globovisión que, por el momento, era laico. “La Constitución establece el estado seglar para ser candidato, no presidente. Yo ahorita no tengo ninguna vinculación con la iglesia evangélica. En este momento soy laico, pero la Constitución no me puede negar la fe”, expresó.

Pero poco habló Bertucci durante su campaña sobre los hechos que empañaban su candidatura. Tampoco resaltó su cuestionable trayectoria empresarial. El pastor se enfocó en intentar penetrar en las comunidades entregando sopas, y en exaltar el “llamado espiritual” que, según él, le motivó a emprender su camino, fallido, hacia la presidencia.

¿Qué tan útil fue esta publicación?