Ocho menores sin familia llegaron a frontera de Perú huyendo de Venezuela

95
Foto cortesía La República
| Foto: cortesía La República

Pasaron hambre, frío y se expusieron al peligro, pero lograron llegar al Perú. El jefe de la Defensoría del Pueblo con sede en Tumbes, Abel Chiroque Becerra, confirmó que ocho menores de edad que no tienen familia llegaron al Centro Binacional de Atención de Frontera (Cebaf) de Tumbes, reseñó el diario La República este martes 28 de agosto.

Los jóvenes siguieron el corredor humanitario que habilitó Ecuador para facilitar el ingreso de venezolanos desde el norte con Colombia hasta la frontera con Perú.

Lee también: Rafael Narváez: El Estado venezolano está de espaldas a los connacionales refugiados

El funcionario indicó que los menores fueron trasladados al centro de atención residencial ‘Medalla Milagrosa’ por disposición del juzgado de Familia de la provincia de Zarumilla, en coordinación con la Policía Nacional.

Los menores, cuyas edades oscilan entre los 11 y 17 años, narraron que salieron de  Venezuela dejando a su familia en aquel país, que soporta la crisis económica más dura de su historia.

Contaron que en Colombia y Ecuador sobrevivieron con la ayuda de las personas que se encontraban en el viaje y que en la frontera de Colombia y Venezuela (Cúcuta) vieron a sus compatriotas sufrir el robo de sus pertenencias y dinero.

En su viaje por tierra, los niños y adolescentes no siempre comían, según contaron.

Por ello, al llegar manifestaron su deseo de encontrar un trabajo en el Perú para ayudar a su familia en Venezuela. Uno de ellos, un adolescente de 17 años, contó que necesitaba mandar dinero a su hijo recién nacido.

“Algunos menores llegaron horas antes de que se empiece a exigir pasaporte a los venezolanos. Todos ellos se encuentran bien de salud, a pesar de que a su corta edad han pasado días duros en Colombia y Ecuador (…) No contaban con dinero para cubrir sus principales necesidades. Solo llegaron al Perú con las prendas que tenían puestas”, precisó Chiroque.

El defensor remarcó que los niños y adolescentes extranjeros forman parte de la población vulnerable que necesita el apoyo de las autoridades para que terminen su año escolar.

“Las instituciones públicas deben apoyar a estos menores, que han llegado al Perú con la esperanza de un futuro. En los refugios donde se están quedando se les da alimentación y una cama para que descansen”, detalló Chiroque.

Precisó que a la fecha no ha sido posible que estos menores puedan contactar con sus familiares para que un juzgado vea sus casos.

Se estima que en el Perú, el 10 % de los migrantes venezolanos es menor de edad. Es decir, habría 40.000. Según el Ministerio de Educación, 24.000 siguen estudios.

El Gobierno, a través del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, viene trabajando un plan para la inclusión de niños y personas vulnerables en los programas sociales. Algunos ya han sido incorporados a los programas Cuna Más y Qali Warma, indicó la ministra Liliana la Rosa.

En tanto, en el Cebaf de Tumbes se reportó ayer el ingreso de 450 venezolanos. Muchos de ellos tenían pasaporte y por ello dejaron Ecuador y siguieron hacia Perú, pues allá no hallaron oportunidades.

Lee aquí el artículo completo

¿Qué tan útil fue esta publicación?