Cabildos abiertos en Cojedes han demostrado fin de la hegemonía roja, según Voluntad Popular

26

Dennis Fernández, diputada a la AN por Cojedes, dijo que es la hora de Venezuela. | Foto: Alexander Olvera

San Carlos.- «Ya Cojedes dejó atrás el mito del invicto y del rojo rojito, para convertirse en un estado que quiere cambio y desligarse de la hegemonía roja que durante años ha sometido a los ciudadanos a través del chantaje y la manipulación». Fueron las palabras de Alexander Mireles, coordinador regional de Voluntad Popular, al participar del cabildo abierto que se realizó este jueves 17 de enero en Las Vegas, municipio Rómulo Gallegos.
Desde hace una semana se han desarrollado en el estado Cojedes los cabildos abiertos para apoyar las decisiones de la Asamblea Nacional y a su presidente, Juan Guaidó. La ciudadanía ve en estas acciones una luz al final del túnel para salir de la crisis en la que se encuentra.

Lea también: Guaidó asegura que el único mandato que acatará la AN es el del pueblo

Pasadas las 5:00 pm de este jueves 17 de enero, un grupo de personas se comenzó a concentrar en las adyacencias del estadio de Cantaclaro, en San Carlos, con franelas de partidos políticos, banderas, gorras tricolores y sobre todo mucha esperanza; era parte de lo que se percibía en el ambiente.
Un minúsculo grupo de simpatizantes de Maduro se apostó desde tempranas horas de la tarde en la entrada de la urbanización, que es considerada de clase media, con el objetivo de defender la revolución. No hubo contratiempos con los afectos al oficialismo, quienes luego de ver la avalancha de personas decidieron retirarse voluntariamente del sitio.
Los participantes comenzaron aparecer de diferentes lugares; salían desde edificios, casas y carros. La tranquila urbanización pasó a ser un coro de voces que se multiplicaban como un altavoz con gritos de «libertad «y «fuera Maduro:»

Juraron luchar por defender a Venezuela

Una camioneta de doble cabina sirvió de tribuna improvisada para que los oradores se dirigieran a los participantes. Esta vez no hubo equipo de sonido, música ni efectos especiales. Los ciudadanos se encontraban atentos y de manera espontánea en el acto. Allí se respiraba el anhelo por el cambio en Venezuela.
La actividad comenzó formalmente con las palabras de Luis Manuel Hernández, joven ingeniero cojedeño, quien pidió a los presentes ponerse la mano derecha en el corazón y levantar la izquierda, para jurar que no descansarían de luchar hasta ver a Venezuela libre de la tiranía.
Dennis Fernández, diputada a la Asamblea Nacional por Cojedes, pidió a los presentes acompañar las medidas del parlamento y apoyar las decisiones de su presidente, Juan Guaidó. “No es la hora de personalismos, sino de rescatar a los ciudadanos del hambre y la falta de medicinas que padecen ante un gobierno indolente al que solo le interesa mantenerse en el poder”.
El tiempo pasó sin que los presentes notaran que ya se había hecho de noche. Álvaro Aular, médico residente del Hospital Dr. Egor Nucete, de San Carlos, dijo que no piensa irse de Venezuela y que solo quiere trabajar y salvar vidas. “Desde que nací solo he visto a una persona en el poder y eso no puede ser. Tenemos derecho a conocer otra realidad.»
La actividad culminó con las notas del himno nacional y los gritos de las personas con un ¡Sí se puede!

Las Tejitas y Los Motores también se reunieron

En la urbanización Las Tejitas los vecinos dijeron presentes en el cabildo abierto. Propuestas de mejorar su calidad de vida y la recuperación de libertades económicas y políticas fueron lo que se escuchó en el sitio.
Los residentes de esta zona dicen que solo un cambio de gobierno les garantizará que mejore su situación económica y se termine el chantaje a que son sometidos con las bolsas de comida.
Roberto Anderi, dirigente de Primero Justicia, declaró que en Los Motores se siente el cambio. “Ya la gente está cansada de que la utilicen con fines electorales y exigen su derecho como ciudadanos”.
Los cabildos abiertos se han convertido es una especie de tribuna popular en la que los ciudadanos se expresan sin temor y tienen allí sus esperanzas. Los organizadores de estas actividades esperan realizar el mayor número posible antes de la gran marcha del 23 de enero.