Hampa deja incomunicada a la Universidad de los Andes

85
Rector Bonucci pide a los organismos de seguridad resguardar el patrimonio universitario | Foto: Cortesía
Rector Bonucci pide a los organismos de seguridad resguardar el patrimonio universitario | Foto: Cortesía

Mérida.- Mantenerse comunicado a través de la web o de redes internas en la Universidad de los Andes (ULA) en Mérida es cada vez más difícil, debido a la acción delictiva de sujetos que en al menos once oportunidades han hurtado la fibra óptica que le permite a una de las principales universidades del país mantenerse comunicada. Son más que reiterados los ataques a la fibra óptica de la ULA. Así lo muestra el informe del Departamento de Telecomunicaciones de la universidad, a cargo del ingeniero Leonardo González.

Lee también: Tribunal dejó en libertad a dirigente estudiantil de Mérida

González destaca en su informe los eventos ocurridos que mantienen al día de hoy a gran cantidad de dependencias universitarias sin ningún tipo de conectividad:

“Durante el año 2017 la plataforma de fibra óptica de la Universidad de los Andes ha sido víctima del vandalismo, que venimos viendo en todo el territorio nacional, relacionado con el robo de cables. Durante el año hemos sufrido once incidentes en la plataforma de fibra”, reseña el informe, que también describe el lugar y fecha de cada uno de los ataques sufridos por la Universidad de los Andes.

El primer corte y daño de fibra óptica se produjo en el área del Centro Interamericano de Desarrollo e Investigación Ambiental y Territorial (Cidiat), donde los técnicos de la universidad repusieron más de 150 metros de cableado. La situación se presentó en enero de 2017 y se logró solventar la falta de conectividad en mayo.

En junio pasado, la Facultad de Ciencias, ubicada en el sector La Hechicera, de Mérida, estuvo cerca de una semana sin conexión, debido al corte y robo de tres metros en la conexión interna de fibra óptica entre las facultades de Ciencias e Ingeniería.

En el núcleo Alberto Adriani (El Vigía) de la ULA, también se llevaron más de un kilómetro de cableado, lo que mantiene a esta dependencia universitaria sin conexión desde el 21 julio.

En agosto pasado, un nuevo corte en la fibra óptica del Cidiat dejó sin conexión a la institución desde el 20 de agosto hasta el 20 de septiembre.

El 29 de agosto, 250 metros de fibra óptica fueron cortados y robados; esta situación se presentó en el conjunto Pedro Rincón Gutiérrez, de La Hechicera, donde se encuentran las facultades de Ciencias, Ingeniería y Arquitectura. La situación pudo ser remediada el 4 de octubre.

Desde el 15 de octubre los estudiantes de la Facultad de Medicina y el personal universitario que ahí labora no tienen conexión, debido al corte de la fibra óptica en los edificios de Anatomía Patológica y Cirugía Experimental. Esta situación no ha podido ser solventada.

El 2 de noviembre los técnicos universitarios lograron solventar los daños que generó el corte y robo de siete metros de cableado frente al Facultad Ciencias Jurídicas y Políticas de la ULA, situación que afectó el servicio de voz y datos de todo el sector norte de la red universitaria (La Hechicera, Chorros de Milla, Cidiat, Facultad de Arte y Censeula, entre otras dependencias).

Fue el pasado 12 de noviembre cuando se registró el último ataque a la fibra óptica de la ULA. En esta oportunidad los delincuentes ocasionaron un corte de tramo de fibra que va hacia el núcleo universitario de La Hechicera.

En Táchira no se salvan

En el núcleo universitario Pedro Rincón Gutiérrez de la ULA, en el estado Táchira, tampoco escapan a la acción delictiva de quienes han adoptado el robo de cables y fibra óptica como medio para lucrarse al vender este material en el mercado negro.

El 24 de mayo se produjo el primer ataque a la fibra óptica de la ULA-Táchira. Esto dejó sin conectividad a la extensión universitaria hasta el 23 de junio. Pasado un poco más de un mes, un segundo corte de la fibra óptica desconectó a los ulandinos del Táchira desde el 28 de julio al 18 de septiembre, día en que fue solventada la problemática para que el 14 de octubre una tercera intervención delictiva desconectara la universidad hasta el 19 de octubre.

Llamado a las autoridades

El rector de la Universidad de los Andes, Mario Bonucci, manifestó su pesar por la situación, “pues siguen atacando a la universidad venezolana, siguen atacando a la ULA, y esto como universitarios nos entristece, pues no hay instituciones más democráticas y que hayan aportado más al país que las universidades que hoy están siendo atacadas por el Gobierno nacional y por las acciones delictivas, que cada día se incrementan”.

Bonucci llamó a las autoridades policiales para que emprendan las acciones de seguridad correspondientes para el resguardo del patrimonio universitario, “que no es más que el patrimonio de Mérida, Táchira, Trujillo y Venezuela”.

¿Qué tan útil fue esta publicación?