Un lactante de dos meses es la nueva víctima de la desnutrición en Monagas

29

Maturín.- Faltaban cuatro días para que el bebé Gamboa cumpliera dos meses. Los efectos de la desnutrición en su organismo le ganaron la batalla. Murió la mañana de este 14 de enero en la emergencia pediátrica del Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez. Pesaba 2,800 kilogramos.

Su mamá asegura que no pudo amamantarlo. “Tengo pezón invertido y a pesar de eso me lo pegaba, pero él solo me agarró la teta una semana“, dijo la joven mientras mostraba su seno. Afirma que su caso no fue falta de orientación, porque tiene dos hijos más a los que amamantó.  Prefirió que la identificaran como la mamá Gamboa.

Para alimentar a su hijo acudió a la leche completa. “Él toleró la leche completa y se tomaba seis onzas. Cuando se le acabó yo salí a comprarle más, pero como el 6 de enero los comercios estaban cerrados, le di agua de maicena y después de arroz”, explicó.

El 10 de enero comenzó a vomitar y a tener diarrea. Dos días después lo llevó al Hospital Doña Elvira Meza, en Aragua de Maturín, municipio Piar; donde solo lo pesaron porque no había insumos para atenderlo. El médico que estaba de guardia lo remitió hasta el Hospital Manuel Núñez Tovar.

Cuando ingresó a la emergencia pediátrica le dijeron que estaba deshidratado y desnutrido. Ese día había varios pacientes y lo atendieron tres horas después de su llegada, afirma. Le colocaron suero para hidratarlo y de vez en cuando la mamá de otro bebé le daba de su leche materna. Usaban una inyectadora para alimentarlo.

La mañana de este lunes, los médicos le pidieron hacerle varios exámenes de sangre, pero las muestras fueron llevadas a un laboratorio privado porque los del hospital no tienen insumos. También tuvieron que comprarle antibiótico, pagaron 1.900 bolívares soberanos por uno en solución.

“Él estaba decaído y no tenía fuerzas para nada, ni siquiera para chupar la leche que se le daba con la inyectadora. Mi bebé murió cuando yo estaba llevando las muestras de sangre. Mi prima lo estaba cuidando y ella fue quien me dio la noticia”, contó.

Cuando la joven tenía tres meses de embarazo tuvo un accidente de tránsito y después de eso le dio dos veces paludismo. “Por eso es que yo digo que él venía con problemitas”, dijo mientras esperaba que el cuerpo de su bebé fuese bajado a la morgue. Antes de la muerte de este lactante fallecieron cuatro más, uno tenía 16 meses y los otros tres no pasaban de cinco.