Zonas residenciales de Carabobo bajo asedio nocturno

146
Vecinos abajo de los conjuntos residenciales buscan manera de protegerse | Foto: Cortesía @Luijo02
Vecinos de los conjuntos residenciales buscan la manera de protegerse | Foto: Cortesía @Luijo02

Valencia.- Las cacerolas empiezan a sonar. De a poco se van mostrando las cabezas, tímidas, en los balcones y rejas. Acompañan los pitos y se desatan los insultos eventualmente. De pronto, las urbanizaciones son un caos frenético de ruidos, humo tóxico, detonaciones y heridos.

Las zonas residenciales de Carabobo han estado bajo asedio desde que comenzaron las protestas antigubernamentales de abril, en la mayoría de los casos por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y funcionarios de la policía regional, pero en otros casos los atacantes son “colectivos”, grupos paramilitares armados que defienden al Gobierno, o simples hordas de delincuentes que buscan saquear lo que encuentran a su paso.

Lea también: FOTOS Y VIDEOS | Sur de Valencia y Los Guayos sin ley

La situación no para. La noche del jueves se reportó que efectivos de la GNB incursionaron de manera agresiva en varios conjuntos residenciales de La Granja, en el municipio Naguanagua y al norte de Valencia.

Los uniformados reprimieron y habrían disparado contra los postes de electricidad para dejar las calles oscuras, según reportes de vecinos. Ciudadanos se habían congregado minutos antes para mantenerse alertas ante el acecho de colectivos. En Morichal se reportan bandas de motorizados rondando, pero, al parecer, son policías. Y en Bella Vista se escuchan detonaciones.

Algo similar pasó en el Doral Country, en El Rincón. Los vecinos tuvieron que bajar para organizar vigilancia. Los colectivos, que suelen rondar en bandas de motorizados, son la principal preocupación para los habitantes en esa zona de Naguanagua. En la mayoría de los casos, su único objetivo es causar destrozos, dañar los vehículos aparcados y las fachadas de edificios. Lo hacen en represalia contra los vecinos que protestan pacíficamente, con cacerolas o trancando calles con barricadas. Amedrentamiento puro.

Los vecinos de San Diego también se están organizando tras una tarde de fuerte represión que dejó al menos un herido grave, Ender Lugo, cuyo diagnóstico aún es reservado. En el municipio, históricamente de opositores en elecciones, se supo de reuniones en urbanizaciones con los mismos fines: protegerse de los uniformados y de los paramilitares. La tarde estuvo marcada por fuertes enfrentamientos en Los Tulipanes. Allí chocaron cuerpos de seguridad del Estado y manifestantes encapuchados.

En el urbanismo Buenaventura, al oriente de Carabobo, en el municipio Los Guayos, se reportaron incursiones de organismos de seguridad la noche del jueves. Acompañó la característica represión. Los sectores 17 y 31 serían los focos de disturbios más preocupantes para los vecinos, según reportes de la infociudadanía.

No hay un vocero oficial que confirme alguna relación entre los asedios nocturnos a urbanizaciones y la activación este jueves del Plan Zamora en Carabobo, anunciado por el comandante de la GNB, Antonio Benavides Torres.

Se trata de un capítulo que sería inédito en el país: la regionalización de un plan militar de defensa ante protestas antigubernamentales.

¿Qué tan útil fue esta publicación?