En Turumo se lavan los pañales desechables

37

En Turumo, una barriada caraqueña ubicada entre las parroquias Petare y Filas de Mariches, el reciclaje de pañales desechables se volvió una solución para muchas familias y la técnica se comparte con todas. En medio de un proceso hiperinflacionario y con un salario mensual que no alcanza ni para los pañales de una semana, madres, tías y abuelas de bajos recursos se las ingenian a diario en el intento por mantener a sus niños limpios

Sacar el relleno, lavar, secar y volver a usar. El proceso se repite a diario. Yeny Leonga comenzó a reciclar los pañales desechables desde que nació su hijo de dos años, el menor de cuatro. Semanalmente compraba dos o tres pañales, cuando el niño orinaba, le sacaba el algodón, lo lavaba con jabón azul y lo secaba al sol, eso le podía durar un mes. Ahora los compra cada 15 días y los utiliza solo cuando van a salir porque su niño ya está aprendiendo a ir solo al baño.

Yeny vive en Turumo, una barriada ubicada en la parroquia Caucagüita del municipio Sucre, limita con Petare y Filas de Mariche, todas, zonas populares y conocidas por las escaleras infinitas y las casas de techos de zinc. Como ella, la mayoría de sus vecinas reutiliza los pañales desechables. Norimar González no solo recicla, también fabrica pañales con ropa vieja y bolsas plásticas desde que su hijo nació, en noviembre de 2017, porque no puede pagarlos. En ese momento, un paquete de 24 pañales costaba 265 bolívares y a octubre de este año, costaba 28.000.000 o 280 bolívares soberanos.

La última vez que preguntó el precio de un pañal le dijeron que eran 150 bolívares soberanos. Para poder comprar uno necesita vender 10 helados de frutas que prepara en su casa y que son su única fuente de ingreso. Norimar copió el modelo de la ropa interior, cortó una franela vieja, un empaque plástico y así solucionó. Que ella sepa, su improvisación nunca le ha ocasionado algún problema de salud a su bebé.

Marion Castillo, pediatra egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV), explica que reutilizar los pañales desechables no debería afectar la salud en los niños siempre que los laven con jabón y los sequen al sol. “Como eso solo tiene contacto con la piel, no debería causar infecciones si están bien lavados. Funcionan como los pañales de tela. La única forma de que se infecte es que el bebé tenga alguna herida”, dice la especialista, pero insiste en que estos pañales no deberían usarse más de dos veces. Castillo opina que el problema no es de salud, sino social: “Es lamentable que las mamá tengan que hacer eso por no poder comprar pañales”.