Artículo alerta sobre creciente xenofobia contra venezolanos

102

Caracas.- Un alerta sobre la creciente xenofobia que afecta a los venezolanos que han migrado en los últimos dos años lanzó esta semana Betilde Muñoz-Pogossian a través del portal web Caracas Chronicle. Cifras en mano, retrata cómo ha crecido la diáspora criolla en los últimos tres años y destaca las desagradables situaciones que enfrentan los locales que ahora residen en el exterior.

En torno a la advertencia «Favor no presentarse venezolanos», cada vez más frecuente en los avisos clasificados que ofrecen habitaciones para alquilar, Muñoz-Pogossian indicó en el texto que «esta es una muestra de los anuncios clasificados que están comenzando a aparecer en (aquellos países) donde los venezolanos se mueven en masa».

Lee el artículo completo: ‘Room for Rent. Venezuelans Need Not Apply’

«No estamos hablando de números marginales, especialmente en los países sudamericanos: según la Organización Internacional de Migraciones (OIM), en 2015, el número de venezolanos en el exterior era de 697,562. La mayoría residía en los Estados Unidos, España, Italia y Portugal. Estos son los países de los que recibimos muchos inmigrantes durante nuestra edad de oro, por lo que ahora vemos cómo el péndulo oscila en ambos sentidos», señala en el artículo.

El texto prosigue: “Sin embargo, los flujos se han diversificado recientemente. La OIM también informa que, en 2017, el número de venezolanos en el exterior fue de 1.622.109, lo que representa un crecimiento de 133 %, y la mayoría se ha mudado a Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay. En 2015, solo 88.975 venezolanos residían en estos países, mientras que para 2017, la cifra fue de 885.891. Un aumento de 895 % en tres años.

La migración puede ser un fenómeno positivo, pero no todo es color de rosa cuando es repentino y forzado —como es el caso de los migrantes y refugiados venezolanos—. Uno de los efectos indeseados es la xenofobia.

La autora recuerda que «la xenofobia es el producto de estereotipos y prejuicios que llevan a los ciudadanos de un país de destino a rechazar, atacar y discriminar a los inmigrantes, su cultura y sus costumbres simplemente porque son diferentes. A menudo se relaciona con el temor y el resentimiento que surgen cuando los ciudadanos de un destino ven que los extranjeros se benefician de los recursos y oportunidades que ya son escasos para sus compatriotas. No debemos excusar ese comportamiento, pero es importante recordar de dónde viene«.

Muñoz-Pogossian hizo un llamado a curar este incipiente fenómeno: “Hasta ahora, todo está (afortunadamente) en el campo de las anécdotas y eventos aislados, pero ya sea sistemático o no, debemos vigilarlo mejor. Esto es algo que vale la pena monitorear”.

¿Qué tan útil fue esta publicación?