Así la Fiscalía de EEUU desmontó la tesis de secuestro y violación de DDHH de los sobrinos Flores

139
Sobrinos de Cilia Flores
Sobrinos de Cilia Flores en el grupo de narcotraficantes | Documentos de la Fiscalía EEUU

Otro capítulo propio de una novela de capos se escribe en la corte del distrito sur de Nueva York. La contestación de Preet Bahrara al petitorio de la defensa de los sobrinos de Cilia Flores para suprimir las pruebas obtenidas por la DEA meses antes de la detención y durante este proceso ha trasladado al público las pruebas que el gobierno de EEUU tiene contra los sobrinos de la pareja presidencial venezolana. El Pitazo tiene la historia

Sobrinos de Cilia Flores en el grupo de narcotraficantes | Documentos de la Fiscalía EEUU
Sobrinos de Cilia Flores en el grupo de narcotraficantes | Documentos de la Fiscalía EEUU

Por: Fiorella Perfetto | El Pitazo

«El Gobierno rechaza y desaprueba las afirmaciones hechas por un funcionario venezolano luego del arresto de Flores y Campo donde afirma que fueron secuestrados y coaccionados para testificar a los agentes federales de la DEA. Por ello, pedimos respetuosamente una audiencia para refutar tales afirmaciones».

Así inicia el memorándum que la Fiscalía de EEUU, representada Preet Bharara, introdujo en la corte del distrito sur de Nueva York en donde el próximo 7 de noviembre el juez Paul Crotty emitirá un veredicto sobre la culpabilidad de Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Campo Flores acusados por conspirar para introducir 800 kilos de cocaína en territorio estadounidense.

«Los acusados confesaron su participación en la conspiración sin coacción y sólo después de renunciar a sus derechos Miranda a sabiendas, voluntaria e inteligentemente y por escrito».

Lea también: Conozca las confesiones de los sobrinos Flores tras su arresto en Haití

La declaratoria con la cual la Fiscalía de EEUU abre la oposición al petitorio de la defensa, echa por tierra las declaraciones de los sobrinos de Cilia Flores sobre la supuesta coacción de la que dijeron haber sido víctimas, aquel 10 de noviembre de 2015 cuando fueron detenidos en Haití. Campo y Flores negaron que los agentes de la DEA le hayan leído sus derechos y alegaron que fueron vejados durante todo el operativo.

Paralelamente, el documento desmiente que la defensa tenga el derecho de recibir más información sobre los testigos y pruebas que pesan sobre los acusados, amparados en la Regla 16 del Código de Leyes, conocida como Giglio y Brady.

«Los movimientos que ha hecho la defensa son obvios intentos para obtener una previsualización de las pruebas con las que cuenta la Fiscalía, a través de estas solicitudes para el descubrimiento de evidencias a las que no tienen derecho, como tampoco a la identificación precoz de los testigos del gobierno o el interrogatorio de los testigos potenciales», expone la Fiscalía de Nueva York.

Lea también: FOTOS | Estos son los sobrinos de Cilia Flores detenidos en Haití

Las pruebas en las cuales se sustenta este caso, reposan en el operativo encubierto que la DEA realizó unos siete meses antes de la detención de Campo y Flores en Haití. Es por ello que Boies, Schiller & Flexner, LLP y Sidney Austin, LLP, las poderosas y costosas firmas que defienden a los sobrinos de Cilia Flores, introdujeron un recurso para desestimar tales evidencias.

Así explica la parte acusadora los hechos

A principios de octubre, un cooperante de la DEA, sobre quien pesaban cargos por narcotráfico, posteriormente asesinado en diciembre de 2015, avisó desde Honduras a la sede de la agencia federal en EEUU que un conocido concertaría una reunión con dos venezolanos que deseaban realizar una operación de narcotráfico.

La droga se trasportaría desde Venezuela hasta Honduras en un vuelo legal que saldría desde el Aeropuerto Internacional de Maiquetía hasta el Aeropuerto Internacional Juan Manuel Gálvez en la isla de Roatan en la nación centroamericana.

La DEA no tuvo tiempo de preparar a su cooperante para tal reunión con el equipamiento para recoger pruebas del mitin, ya que esta se llevaría a cabo apenas horas después de recibido el aviso. El día 4 de octubre de 2015, Campo y Flores se trasladaron desde Maiquetía hasta la ciudad hondureña de San Pedro Sula, en una avioneta privada siglas YV570T para participar en el encuentro con los narcotraficantes que formarían parte de la operación. Esta aeronave con siglas venezolanas aparece en el registro del Aeropuerto de Caracas como recertificada y autorizada para volar.

avioneta-primos flores
Avioneta en la que se trasladaron los sobrinos de Cilia Flores a Honduras

De esta reunión solo se tiene un registro fotográfico que entregó el cooperante de la DEA un tiempo después a los agentes federales. Quien aparece marcado como «CW-1» es alias «El Sentado«, el cooperante de los federales, que fue asesinado días después de esta reunión.

A finales de ese mismo mes, hubo otra reunión, esta vez en Caracas. Dos fuentes confidenciales trabajando bajo las órdenes de la agencia federal se trasladaron hasta la ciudad capital venezolana para participar en un encuentro con los acusados. Uno de ellos se hizo pasar por jefe mexicano de un cartel de drogas y el otro como su socio.

Fue el 23 de octubre que se dio el encuentro. Efraín Campo describió su relación con el gobierno venezolano y afirmó que «nosotros estamos en una guerra con EEUU, con Colombia, con la oposición».

Lea también: VIDEO | Cilia Flores se niega a responder sobre sus sobrinos y sus escoltas toman fotografías

El informante le dijo a Campo que la droga sería transportada hasta Nueva York, a lo que respondió que él estaría a cargo de la operación. Aseguró estaría presente en el momento de cargar el avión que las autoridades venezolanas no requisarían, por estar un miembro de la familia presidencial en la aeronave.

El 26 de octubre volvieron a reunirse. Campo Flores dijo querer iniciar la operación inmediatamente para poder completar varios envíos entre noviembre y diciembre de 2015 «y poder obtener en esos meses unos 20 millones de dólares«, se lee en el documento que explica con lujo de detalles cómo se llevó a cabo el operativo.

Las fuentes encubiertas insistieron reiteradamente que la droga tendría como destino final EEUU, versión que Campo negó conocer durante sus testimonios ofrecidos luego de producirse su captura en Haití el 10 de noviembre de ese año. Campo explicó además que daría un adelanto de 900.000 dólares para el transporte de la droga hasta Honduras y necesitaría una muestra para sus contactos en este país.

Un día después los acusados asistieron a otra reunión. A este encuentro se presentaron con un «ladrillo» de presunta cocaína el cual Campo explicó que le fue enviada por un proveedor. Esta reunión fue registrada por los federales. Una captura del video fue incorporada en el expediente. En la imagen se observa a Campo colocándose guantes mientras Flores observa el procedimiento. Las fuentes informantes le aseguraron a Flores y Campo que esa droga podría tener entre un 95% y 97% de pureza.

Sobrinos de Cilia Flores
Sobrinos de Cilia Flores manipulando presunta droga | Documentos de la Fiscalía EEUU

Luego se llevó a cabo otra reunión el día 5 de noviembre otra vez en San Pedro Sula. Esta vez, hubo un nuevo protagonista. Roberto de Jesús Soto García, cuyo caso está asociado al de los sobrinos de la pareja presidencial se reunió en la ciudad centroamericana con alias «El Sentado» y otra fuente informante distinta a las dos primeras que participaron en las reuniones de Caracas.

Esta tercera fuente actuó como socio y representante de la primera fuente, quien fingiera ser un capo mexicano de un cartel de drogas de ese país. Soto les explicó a los presentes todo el operativo por medio del cual moverían cocaína hasta Honduras. Fotos en el teléfono celular de Flores incautado por la DEA sugieren que el acusado estuvo en esta ciudad el día siguiente, el 6 de noviembre y se reunió con Soto García.

Sobrinos de Cilia Flores detenidos

Sobrinos de Cilia Flores detenidos

El día del arresto de los sobrinos de Cilia Flores

Cita el expediente que el día 10 de noviembre los acusados y otros tripulantes partieron desde Caracas hacia Puerto Príncipe, capital de Haití, donde se suponía se llevaría a cabo una reunión con el supuesto jefe mexicano de un cartel de droga, quien les suministraría millones de dólares para comprar cocaína o futuros pedidos en Venezuela. Llegaron en esta aeronave, cuyo paradero al igual que el del resto de la tripulación se desconoce.

avioneta-primos flores1

Campo y Flores, efectivamente se reunieron en el restaurante de un hotel con el supuesto capo quien les aseguró que sus negocios «están dentro de Miami, negocios que ahora serán de ustedes también ya que vamos a trabajar juntos». Los acusados aseguraron tener el cargamento listo para salir el día 15 de noviembre.

No fue en una habitación de hotel donde Campo y Flores fueron capturados, según la Fiscalía de EEUU. Fue en este restaurante donde la agencia antidroga haitiana conocida como Bureau de Lutte contre le Trafic illicite de Stupéfiants (BLTS) entraron en el local, se identificaron y tomaron en custodia a los venezolanos. Algunos de ellos portaban máscaras para seguridad y otros llevaban petos con la inscripción que les identificaban como policías, versión muy distinta a las declaraciones de los sobrinos de Cilia Flores, quienes denunciaron que el operativo se había llevado a cabo por personas desconocidas en la habitación de un hotel y que estos nunca se identificaron. En la foto que cuelga en el expediente entregado por la Fiscalía se observan algunos efectivos portando la identificación policial.

Sobrinos-Cilia-Flores-Deten

Luego de la detención por parte del comando antidroga de Haití, Campo y Flores fueron entregados a la DEA y la isla decidió la expulsión de los venezolanos de su territorio. Fueron trasladados al condado de Westchester en Nueva York.

Durante el vuelo que le llevó hasta EEUU se produjeron las reveladoras confesiones que El Pitazo reseñó en exclusiva.

En los párrafos siguientes, la Fiscalía desmonta uno a uno los argumentos de la defensa de los sobrinos de Cilia Flores. Incluso alude el hecho de que los jóvenes fueron presentados tardíamente ante el juez. La explicación es que el día 11 de noviembre, fecha que le correspondería la presentación, los tribunales de EEUU y el resto de los entes de la administración pública permanecieron cerrados por celebrarse el día del Veterano. En la tarde del 12 de noviembre se cumplió con el procedimiento y fueron efectivamente presentados ante el juez de guardia James L Cott.

Campo y Flores aseguraron que los agentes federales no le leyeron sus derechos. La Fiscalía introdujo como prueba G y prueba E los documentos en donde aparece la firma de Campo y Flores respectivamente renunciando a sus derechos. Posteriormente, el agente de la DEA, Sandalio González, procedió a tomarles declaraciones.


renuncia-derechos-flores renuncia-derechos-sobrinos-cilia-flores

Algunas perlas que deja caer la Fiscalía

En el desarrollo de los argumentos que expone el gobierno de EEUU, representado por el fiscal Preet Bharara, saltan algunos datos que, de no haberse hecho la solicitud de supresión de la evidencia por parte de defensa, posiblemente no habrían salido a la luz pública. Así, dice la parte acusadora que, ambos ciudadanos no pueden alegar que fueron coaccionados a confesar.

También afirma que son ciudadanos educados y que gozan de buena salud. «Específicamente, Campo es un abogado de 29 años que no sufre ningún problema mental ni físico. Flores tiene 30 años y asistió al menos cuatro años a educación secundaria. Ambos acusados se contradicen en sus versiones. A la corte le han notificado que viven modestamente en Venezuela. Sin embargo, grabadas están las palabras de Campo ofrecidas a las fuentes informantes donde presumía de un estatus muy distinto», indica la Fiscalía.

Ambos sobrinos de Cilia Flores volaron a Honduras y Haití en aeronaves privadas. Dice la Fiscalía que en la reunión del 26 de octubre, Campo se refirió a sus «Ferraris» y declaró que él ganó mucho dinero con el petróleo «con él (el petróleo) hemos hecho mucho dinero durante muchos años«. Igualmente, ofrecieron falsos testimonios al afirmar que no están conectados con el negocio de la droga. Campo describió durante ese encuentro cómo habían negociado con unos individuos franceses y cierta disputa que hubo por el pago del 30% del producto.

Finalmente, la Fiscalía enuncia su pedido. «Por las razones anteriores, el Gobierno sostiene respetuosamente que la corte debe llevar a cabo una audiencia de prueba limitada en la que el Gobierno establecerá que las confesiones de los acusados se hicieron a sabiendas, voluntariamente e inteligentemente y solicitamos negar a los acusados otras mociones sin estar estas acompañadas de una audiencia».

¿Qué tan útil fue esta publicación?