Chavistas de Miranda no solo quieren “sobrevivir con la revolución” sino “vivir mejor”

87
Oswaldo González, miembros del campamento de pioneros 22 de enero | Foto: Rayner Peña
Oswaldo González, miembros del campamento de pioneros 22 de enero | Foto: Rayner Peña

Caracas.- Jesús Colina tiene 57 años y aunque se define como “revolucionario desde siempre”, ese título no le ha valido para recibir ninguna ayuda del Estado en los últimos 18 años. Aun así, el pasado 15 de octubre votó por la opción del oficialismo en Miranda, obviando la indigencia y el hambre que ha pasado en los últimos meses debido a la crisis del país.

“Yo voté por Héctor Rodríguez porque está con la revolución y a mí nunca me han gustado esos adecos. ¿Qué voy a hacer yo votando por adecos? Toca sobrevivir con la revolución, pero uno siempre quiere más que eso, uno quiere más que sobrevivir, uno quiere vivir mejor”, apuntó Colina mientras se arreglaba la cachucha tricolor y veía pasar el tiempo en la plaza Bolívar del casco colonial de Petare.

Lee también: Caraqueños consideran innecesaria la impresión del billete de 100.000 bolívares

El 15 de octubre la voluntad de gente como Jesús, sumada a las complicaciones para ejercer el derecho al voto de muchos que fueron cambiados de centros de votación, la decisión de no votar de tantos otros y el retraso en el cierre de un buen número de centros electorales se confabularon para que “la joya de la corona” fuese recuperada por los oficialistas, luego de dos periodos seguidos bajo el gobierno del líder opositor Henrique Capriles.

Para el día en que se realizaron las elecciones regionales Jesús tenía 7 días durmiendo sobre unos cartones en el piso de una especie de plaza adaptada como sala de espera en la Emergencia del Hospital Domingo Luciani, en El Llanito, pues se quedó sin lugar donde pasar la noche cuando lo desalojaron de la habitación en la que vivía por no poder pagarla.

Jesús Colina, obrero que cayó en la indigencia | Foto: Rayner Peña

Pero su situación y la crisis personal que vivía no disminuyó su deseo de apoyar a la revolución y por eso recogió sus cartones la mañana del 15 de octubre y se dirigió a su centro de votación, también en El Llanito, para dar su voto al ahora nuevo gobernador de Miranda.

Su trabajo como obrero de una escuela le permitió salir de la indigencia luego de 11 días durmiendo en la sala de espera del hospital y, con un adelanto de sus prestaciones, logró pagar otro cuarto por un mes. “Tengo que morir con la revolución, y por más mal que esté nada será peor que los adecos”, dijo este hombre luego de admitir que a sus 57 años es primera vez que vive una situación tan precaria.

Con esta realidad a cuestas, Aponte le pide al nuevo gobernante de Miranda trabajar para “acabar con la basura y con la indigencia”, así, en ese orden y aunque no hace ninguna petición personal, le pide a Rodríguez trabajar por la entrega de pensiones para que él pueda obtener la suya y “vivir mejor”.

Con el pueblo

Oswaldo González, militante activo del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), y miembro del Campamento de Pioneros 22 de enero, en Chacao, cree que Héctor Rodríguez debe acercarse al pueblo: ““debe comunicarse con nosotros y entender realmente lo que necesitamos” es la petición de otro “revolucionario de nacimiento”.

“Uno votó el 15 de octubre bajo el pensamiento del comandante Chávez, votamos por la continuidad del proceso y el pensamiento político del presidente Chávez… Y bueno, también porque Héctor tiene una visión de trabajo acorde con ese proyecto”, explicó González.

Oswaldo es un militante activo del oficialismo y aunque vive en Chacao, conocido como el municipio más opositor de Caracas, forma parte del campamento chavista de esta zona y participa como testigo en los procesos electorales. Sin embargo, reconoce que hay fallas. “El Gobierno no ha dado los pasos necesarios dentro de la Asamblea Nacional Constituyente para frenar el alza en los precios y la inflación que nos daña la vida a todos”, señaló.

Con esta certeza en mente, este militante rojo le pide a Héctor Rodríguez que “no solo se ocupe del Clap”, sino que procure “llegar a sus votantes porque los que están en los cargos políticos no llevan los mensajes de las bases al poder”.

Oswaldo González, militante activo del Partido Socialista Unido de Venezuela | Foto: Rayner Peña

Para Oswaldo, que el oficialismo haya ganado Miranda podría ayudar a mejorar la situación de los habitantes de este estado que, asegura ,“es la zona más peligrosa del país”.

La apatía y desesperanza es la constante entre algunos votantes del oficialismo. Edifer Muñoz, mototaxista y miembro de la Fuerza Motorizada del Este, es uno de ellos. Para él “ninguno sirve para nada”; sin embargo dice: “Voté porque me podían quitar la bolsa”.

Edifer vive en el barrio La Cruz, de Chacao, y aunque dice que votó para asegurar los alimentos de su familia, insiste en que el nuevo gobernante de Miranda debe “aprovechar los recursos que le dé el Gobierno” para trabajar por el asfaltado y la seguridad de esta entidad. “Votar es mi obligación, pero yo estoy saturado de la política”, dijo Edifer, quien espera que en seis meses ya Miranda refleje los primeros resultados de una gestión que cuenta con el respaldo y los recursos del Ejecutivo nacional.

Edifer Muñoz, mototaxista | Foto: Rayner Peña

“Que no se olvide de los motorizados”, gritó otro mototaxista Héctor Home, habitante de Hoyo de la Puerta y votante del colegio Cecilio Acosta, en San Diego de los Altos, quien basó su voto en la “pésima gestión” de Carlos Ocariz, al frente del municipio Sucre.

“Yo creo que Héctor puede hacer mejor gestión en todo el estado Miranda de lo que Ocariz podría, porque Sucre durante su gestión ha sido una anarquía total y a mí la oposición no me compró con su propuesta y sus toma y dame”, comentó este trabajador del volante, a quien hace unos meses le robaron su carro y se vio obligado a salir a trabajar con su moto.

Home le pide a su tocayo en la gobernación de Miranda que trabaje para erradicar el “bachaquerismo” en el estado y que “le meta la lupa a la policía porque todos son unos matraqueros”. Este joven asegura no creer “ni en unos, ni en otros”: “Si Héctor va a hacer algo por nosotros, entonces que no se olvide de los planes de vivienda y de volver a los barrios que tanto visitó durante la campaña y que tienen problemas de agua, de luz y hasta de comunicación telefónica”.

Héctor Home, miembros de la fuerza motorizada | Foto: Rayner Peña

Lee también: Dejan sin efecto intervención de Polimiranda y se la entregan a gobernador Héctor Rodríguez

Otros creen ciegamente en el proceso y están convencidos de que la victoria de Héctor Rodríguez dará “un giro socialista” al estado Miranda. Es el caso de Emperatriz García, habitante del sector La Mata, en Charallave: “La esperanza que nos da Héctor es la de poder establecer una economía productiva en un estado que tiene tanto”.

Esta mujer, que asegura no haber votado jamás antes de la llegada de Hugo Chávez, porque venía de una familia de adecos y copeyanos -—posturas políticas con las que no congenia— le pide al gobernador de Miranda trabajar en la producción y enfocarse en la juventud para lograr “que el proceso revolucionario cale más allá de los líderes actuales”.

“Tenemos una crisis, pero debemos salir adelante con ella y sacar lo mejor para llevar adelante esto, porque sin revolución es imposible que surjamos de nuevo”, dice, convencida, Emperatriz, mientras caminaba en una marcha convocada por el chavismo para apoyar “los beneficios de la Asamblea Nacional Constituyente para las mujeres”.

Emperatriz García, vecina de Charallave | Foto: Vanessa Tarantino

Lee también: Bases chavistas protestan por imposición de candidaturas a las alcaldías de Portuguesa

De igual forma opina Mercedes Itanares, una trabajadora comunitaria de 57 años, que considera necesario que los venezolanos “tomen conciencia de que para poder existir tenemos que estar en revolución”.

“Voté para recuperar Miranda”, apuntó esta señora, para quien los años anteriores han sido “de desgobierno” en la entidad y, por tanto, le pide a Héctor Rodríguez enfocarse en los planes sociales para que lleguen a todos los ciudadanos.

Mercedes Itanares, trabajadora comunitaria. | Foto: Vanessa Tarantino

Entre los seguidores del oficialismo, la lealtad que le guardan al presidente Hugo Chávez determina sus acciones. “Yo siempre he sido chavista y ya me monté en ese burro, porque después que conocimos al comandante Chávez ya no hay más nada para donde ver”, dijo José Guevara, un carpintero de La Dolorita que refirió que votó por Héctor “porque le cayó bien en las propagandas que veía en la televisión, porque en el barrio nunca lo vi pasar”.

“Aquí si no hay harina uno come lo que sea, porque yo si no trabajo, no como. Yo mismo me tengo que solucionar mis problemas. Así que no le pido ayuda a ningún Gobierno; solo le pido al ganador que trate de ayudar a los que tienen menos que yo, porque esos sí que lo necesitan, sean chavistas o no”, sentenció el señor José, mientras esperaba, sentado en un banco de la plaza Bolívar de Petare, a que le llegara algún trabajito.

José Guevara, un carpintero de La Dolorita | Foto: Rayner Peña

 

 

 

 

 

 

¿Qué tan útil fue esta publicación?