CLAVES | Hechos que debes recordar sobre el asesinato de Óscar Pérez y su grupo

73
Foto: La República
Óscar Pérez fue el hombre más buscado por la inteligencia venezolana durante la gestión de Nicolás Maduro. | Foto: La República
  1. La operación Gedeón fue un procedimiento policial y militar, realizado en el kilómetro 16 de El Junquito que tuvo como objetivo darle captura al inspector y piloto del Cicpc Óscar Pérez. La víctima era uno de los hombres más buscados por la inteligencia venezolana durante la gestión del gobernante Nicolás Maduro, tras su ataque al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) el 27 de junio de 2017.
  2. La madrugada del 15 de enero del 2018, aproximadamente a las 4:00 am, funcionarios de las fuerzas militares cercaron un chalet blanco que se encontraba en lo más lejano del sector El Cujicito de la urbanización El Araguaney. De acuerdo con vecinos de la zona, “un pitazo” pudo ser lo que llevó directamente a atacar a Pérez y a sus seis compañeros hasta dejarlos sin vida.
  3. Para denunciar el asedio del que fue víctima, Óscar Pérez se valió de las redes sociales Twitter e Instagram para informar de su captura y lo que padecía en directo. A través de videos, mostró cómo fue sitiado por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (Faes-PNB) y la Guardia Nacional. Los ausentes de la escena fueron los integrantes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), desalojados “por temor a que ayudaran a escapar a los sitiados”, según se pudo conocer de forma extraoficial.
  4. Por más de cuatro horas, vecinos de El Junquito, escucharon las detonaciones provenientes del sector El Cujicito. Aproximadamente a las 10:30 am se sintió la última y de mayor impacto. De acuerdo con un video que difundieron funcionarios que participaron en el operativo, se confirmó que este ruido fue provocado por un lanzacohetes antitanque RPG-7, que, según especialistas en la materia, causó el desplome de la estructura y cubrió de escombros los cadáveres de las siete víctimas.

  5. El 18 de enero, tres días después de lo sucedido y luego de varias protestas de ciudadanos, funcionarios de la medicatura forense de Bello Monte permitieron a la tía de Óscar Pérez y a los familiares de las otras seis víctimas realizar el reconocimiento de los cadáveres. Una abogada del Foro Penal Venezolano aseguró que solo les vieron el rostro, pero con ello se desmintieron los rumores sobre la presunta cremación de los cuerpos y que estuviesen en estado de descomposición. En esa oportunidad, El Pitazo logró conocer que los cuerpos se encontraban refrigerados y tenían un precinto de seguridad para que no se filtraran fotos ni videos.
  6. Dos funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (Faes-PNB) murieron en la masacre. Uno de ellos fue identificado como Nelson Antonio Chirinos Cruz, quien fue enterrado la mañana del 17 de enero en el cementerio Jardines Campos de Paz, ubicado en Puerto Cabello, estado Carabobo. El segundo recibía el nombre de Heyker Vásquez, quien además de ser funcionario de las Faes era miembro del colectivo Tres Raíces y portaba doble identidad.

  7. El 19 de enero se filtraron imágenes de las actas de defunción que fueron entregadas a los familiares de Óscar Pérez y de sus seis compañeros. En ellas quedó constancia de la causa de muerte de las víctimas: “Hemorragia subdural, fractura de cráneo, herida por arma de fuego con proyectil único a la cabeza«. Al expiloto del Cicpc se le dio el certificado de defunción N° 3368758.
  8. Los sepelios se dieron hasta el 20 de enero, cuando funcionarios de la morgue de Bello Monte realizaron el traslado, sin autorización de sus familiares, de los cadáveres de José Díaz Pimentel y Abraham Agostini al Cementerio del Este. Los entierros fueron controlados por las autoridades, y solo tuvieron acceso dos familiares por cada víctima. Luego del acto, funcionarios de la Guardia Nacional permitieron el ingreso a familiares, amigos y sociedad civil que tenían interés por ver las urnas. Los otros cuatro asesinados, identificados como Jairo Lugo Ramos, Abraham Lugo Ramos, Daniel Soto Torres y Lisbeth Ramírez, fueron llevados a sus estados de origen: Zulia y Táchira.
  9. Pérez fue el último en ser enterrado. La madrugada del 21 de enero, a eso de las 5:30 am, funcionarios de la Guardia Nacional llevaron su cuerpo al Cementerio del Este. Su tía, Aura Pérez y su prima fueron las únicas a quienes les permitieron el acceso. Los efectivos militares, montados en motocicletas de alta cilindrada, evitaron que imágenes del sepelio del expiloto salieran a la luz.
  10. Tras el asesinato del miembro de la policía judicial y de sus compañeros, 32 personas fueron detenidas por los organismos de seguridad durante 2018; solo siete de ellas han recibido medidas cautelares.


 

¿Qué tan útil fue esta publicación?