CRÓNICA | A la Defensoría no se llega por la autopista

96
| Foto: Rayner Peña R.
Funcionarios de la Guardia Nacional reprimen manifestación opositora. | Foto: Rayner Peña R.

Caracas.- Como un suceso repetido se vivió la marcha de este miércoles 26 de abril hacia la Defensoría del Pueblo, convocada por la oposición venezolana en Caracas. La represión, que se había tomado un par de convocatorias de descanso, hoy volvió y lo hizo con todo.

Lea también: Juan Pablo Pernalete Llovera fue asesinado de un golpe en el tórax durante manifestación opositora

Las dos últimas manifestaciones de calle demuestran que el municipio Libertador tiene áreas permitidas para la oposición, pues sin muchos problemas los opositores llegaron el 22 de abril a la Conferencia Episcopal de Venezuela, ubicada en Montalbán. Mientras que el lunes, los simpatizantes de la Mesa de la Unidad salieron desde Santa Mónica hasta la autopista Francisco Fajardo sin mayores inconvenientes. Eso sí, el centro de Caracas está vetado para cualquier manifestación que no sea en apoyo al Gobierno.

Como cada vez que se convoca una manifestación hacia la Defensoría del Pueblo, la marcha de hoy no llegó a su destino. Es la sexta concentración que es detenida por la Guardia Nacional (GN) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que, a punta de bombas, convierten la concentración en una dispersión.

Cosa que no ocurrió, por cierto, en la manifestación sorpresa del chavismo en la Plaza Morelos, justo frente a la Defensoría del Pueblo, en la que los esperó música, comida y bonche, además de contar con la protección de la GN y la PNB.

Es el contraste de un país dividido: mientras una manifestación era reprimida, la otra era resguardada. Se dieron los enfrentamientos de siempre y las personas disgregadas se fueron reuniendo, una vez más, por Altamira, Chacao, Las Mercedes y Bello Monte.

Desfilaron, al menos, seis tanquetas tipo rinoceronte acompañadas de otras tres ballenas, para un total de nueve vehículos que avanzaron por la autopista Francisco Fajardo haciendo retroceder la manifestación.

Un manifestante ayuda a un señor afectado por los gases. | Foto: Rayner Peña R.

«No corran, no corran», gritaban los que podían. Los que no, retrocedían tosiendo y con los ojos cerrados, tropezando con los demás o con cualquier cosa que estuviera en la vía. La premura los movía, la amenaza de las tanquetas que avanzaban hacia ellos lanzando bombas a diestra y siniestra.

Igual corrían, el miedo crea desorden y el desorden los dispersa. Otros, más atrás, esperaban con potes con Malox diluído en agua para ayudar a quienes estaban muy afectados por el gas.

Retrocedieron inevitablemente. A las 2:15 de la tarde la autopista, donde dos días atrás se había realizado el plantón convocado por la oposición, estaba completamente libre de manifestantes. Los gases los barrieron, pues bomba tras bomba, se asfixiaban los manifestantes.

La marcha no alcanzó la Defensoría Del Pueblo, pero dejó un saldo negativo para todo el país: en medio de la confunsión, el manifestante Juan Pablo Pernalete Llovera, estudiante de administración de la Universidad Metropolitana, fue impactado por un objeto contundente en el tórax. De emergencia, fue trasladado en motos hacia Salud Chacao, donde falleció la tarde de este miércoles.

Juan Pablo, de 20 años de edad, estudiante de la Universidad Metropolitana, es el fallecido número 34 que dejan las protestas del mes de abril; el último joven asesinado en medio de los eventos que comenzaron el 4 de abril.

Mientras el asesinato de Juan Pablo era una noticia que conmovía a quienes se enteraban de este hecho, un nuevo capítulo a esta historia se sumó este 26, cuando al final de la tarde la canciller Delcy Rodríguez anunció que Venezuela iniciará el proceso para salir de la Organización de Estados Americanos, donde hoy 19 países votaron a favor de una reunión de cancilleres para tratar el caso venezolano.

 

¿Qué tan útil fue esta publicación?