El otro Flores salpicado en la historia de los sobrinos de la primera dama

87
Yate
Foto Archivo Dirección Nacional de Control de Drogas (Dncd)

Por Fiorella Perfetto

El día 8 de noviembre la policía antidroga de República Dominicana halló un alijo de droga en el lujoso yate “The Kingdom” fondeado en la exclusiva zona de La Romana. Este caso fue relacionado en un primer momento con la detención de los sobrinos de Cilia Flores, debido a que se indicó que el propietario de la embarcación era un ciudadano venezolano de nombre Francisco Enrique Flores Suárez. Pero hasta ahora nada demuestra cercanía de este empresario venezolano con la familia presidencial.

El 10 de noviembre pasado, medios nacionales e internacionales se hicieron eco de la noticia: en una operación encubierta que se desarrolló durante meses, la DEA había capturado a Francisco Flores De Freitas y Efraín Campo Flores, parientes de la primera dama de Venezuela Cilia Flores, luego que estos, en compañía de otras cuatros personas aterrizaran en el aeropuerto internacional de Puerto Príncipe en Haití en un vuelo procedente de Caracas. Ambos jóvenes fueron trasladados inmediatamente a Nueva York donde se les sigue un juicio por la presunta comisión de conspiración para introducir 800 kilos de cocaína a Estados Unidos.

Entre la vorágine de información que se levantó en esos días, el canal dominicano CDN señaló que la Dirección Nacional de Control de Drogas (Dncd) de República Dominicana había incautado un cargamento de unos 52 kilos de cocaína y dos kilos de heroína dentro de un yate de lujo llamado “The Kingdom”, matrícula Y0016, en la marina de La Romana, que sirve a la exclusiva zona de Casa de Campo de ese país. Señaló este medio que el barco era propiedad de Francisco Flores, uno de los familiares de Cilia Flores y que se vinculaba directamente con la detención de los jóvenes sobrinos de la primera dama.

Se dijo además que dentro del grupo de personas detenidas, se encontraba el capitán del yate, quien sería para ese momento un testigo protegido de la DEA por su supuesta vinculación con el caso de los sobrinos de la pareja presidencial. La Dncd salió al paso y desmintió que alguno de los detenidos fuera testigo protegido de la agencia antidroga estadounidense. Sin embargo, quedó en el aire el nombre de Francisco Enrique Flores Suárez, momento en el cual salta a la luz su supuesta vinculación con la familia de la pareja presidencial venezolana.

El Pitazo realizó una investigación en fuentes vivas y documentales y ninguna de ellas apunta a que Flores Suárez sea familia de la primera dama Cilia Flores. Sin embargo, las informaciones recabadas indican que este venezolano, mencionado como propietario del yate y de la quinta incautadas por las autoridades antinarcóticos de Dominicana, tiene fuertes vínculos con exgerentes de Pdvsa durante la administración de Rafael Ramírez, hoy embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas.

En el Zulia, los cobres

Este extrabajador de Corpoven tiene su familia en la ciudad de Naguanagua en el estado Carabobo, donde también figuran otros registros mercantiles de empresas ligadas al nombre Kingdom y que serían de su propiedad. Sin embargo es en el Zulia donde parece florecer el dinero.

Flores Suárez adquiere la cartera accionaria de la empresa Electricidad e Instrumentacion, C.A. (Enilca), con la cual ha estado involucrado en un juicio por el impago del dinero acordado a sus antiguos dueños. Pero es Enilca la que se convierte en la principal fuente de ingresos al hacerse con jugosos contratos con la estatal petrolera Pdvsa y Desarollos Urbanos S.A, antigua Ducolsa, creada en 1993 y que fue remozada su imagen pasando a ser Desarrollos Urbanos de la Costa Oriental del Lago S.A, según Decreto Presidencial No. 4.523 publicado en Gaceta Oficial No. 38.446 del 29 de mayo de 2.006 y adscrita al Ministerio de Petróleo y Minería.

A Enilca se le asignan dos contratos para la construcción de viviendas en El Marite en Maracaibo y en el sector el Danto de Ciudad Ojeda. Estas obras son otorgadas en la época en la que José Luis Parada Sánchez, fungía como director de la antigua Ducolsa.

Ese exgerente se encuentra hoy detenido e imputado por presunta corrupción. Pero desde 2004 a 2014 fue la mano derecha de su excompañero de clases en la Universidad de los Andes, el otrora zar de la industria petrolera del país, Rafael Ramírez.

Las relaciones de Flores Suárez y la familia Parada Sánchez se evidencian al revisar archivos antiguos de otra empresa panameña, Opyg Investment Inc. En la directiva de la firma Flores Suárez coincide con Braulio Parada Sánchez, hermano de José Luís Parada.

El Pitazo trató de contactar a Flores Suárez a través de Enilca en el Zulia. En una primera oportunidad, la secretaria dijo que el presidente de la empresa no estaba en la ciudad y ofreció contactar al encargado, un señor de nombre William. Pero tras dos nuevas llamadas, la respuesta fue un corte violento de la comunicación. Una periodista de El Pitazo intentó llegar a la dirección en Maracaibo que indica el Registro Nacional de Contratista, pero no se halló la oficina.

Y en Carabobo, la familia

La pertenencia de Flores Suárez a Carabobo es ineludible. Su familia toda reside en la zona, pero también emprendió negocios en esta región central del país.

Cada una de las empresas asociadas a Flores Suárez pareciera haberse creado para un determinado fin. Todas se asocian con el nombre del yate. Kingdom Medical fue registrada en 2011, pero no renovó su acreditación en el Registro Nacional de Contratistas. Reseña como cliente al Centro Nacional de Tecnología e Informática, al cual le despachó un “sistema de producción comunal”.

Metalúrgica Kingdom Metalking, C.A. es registrada en el RNC en 2006 en el estado Yaracuy. El Instituto de Vivienda y equipamientos de Barrios del estado Yaracuy le otorgó un contrato de suministro de materiales de construcción. Luego de ello, la empresa no vuelve a ser actualizada en el sistema de validación para contratar con organismos gubernamentales.

También está Kingdom Flores Negociaciones C.A, que pareciera haber sido la empresa de la familia. Con 95% de las acciones figura Flores Suárez. Y otros cinco miembros de esta familia se distribuyen cada una el 1%: su padre Francisco José Flores Aguirre, su madre Mercedes Suárez, su tía Fátima Suárez Ramírez, su hermano Francisco Javier Flores Suárez y su otra hermana Ineria Flores Suárez, quien sería también su socia en la empresa principal de la familia, la zuliana Enilca.

Para Flores Suárez, La Romana no es desconocida

Además de buscar en Maracaibo y Valencia, El Pitazo intentó hallar información en República Dominicana y otros países de América Latina. Dos fuentes distintas ofrecieron datos sobre la presencia de Flores Suárez en la exclusiva zona de La Romana. Una de ellas lo ubica en esa localidad dominicana el día 7 de agosto de 2015.

Otra búsqueda permitió confirmar que el mismo día que fue incautada la droga en el yate The Kingdom, el 8 de noviembre de este año, Flores Suárez habría arribado a Valencia procedente de México. Desde entonces no registra una salida del país, según fuentes consultadas.

También se corroboró la presencia de Flores Suárez en Panamá, lo cual parece lógico si se considera que el mismo tiene empresas inscritas en el registro de ese país. Algunas vinculadas a su ya numerosa familia y otras, le unirían directamente con otros factores de poder en el país.

Las empresas KFG ONE, S.A, FF Sudamericana S.A y Sevilla 09A 2, S.A, son de su propiedad y se le nombra como presidente. Pero una en particular Inversiones Innovadoras de Exportaciones Panameñas Inc, creada en 2009 llama especial atención por la presencia dentro de los documentos de poder que otorga Flores Suárez para el manejo de la misma a Braulio César Parada Sánchez, documento vigente desde el 14 de junio de 2013.

Sobre el yate se conoció que la embarcación está registrada en Barbados, pero no se pudo acceder al nombre del propietario.

El caso en el imperio

En un arqueo digital realizado por El Pitazo, se encontró un caso domiciliado en el Distrito Sur del estado de Florida. El expediente es el número 1:15-cv-23717, visto por el Juez Darrin P. Gayles. La causa cursa desde el pasado 6 de Octubre de 2015. Se refiere a una moción de solicitud de Francisco Enrique Flores Suárez en la cual pide se le devuelva una aeronave Beechcraft Super King Air 300 que la DEA incautó.

En el caso aparece primero Francisco Eduardo Flores Suárez, pero el día 30 de noviembre es introducida una moción de corrección del nombre, para cambiarlo por Francisco Enrique Flores Suárez. El tribunal concede la medida que tiene prevista ser ejecutada el día 17 de diciembre. Pero queda la duda de si este ciudadano correspondería efectivamente al único llamado Francisco Enrique Flores Suárez registrado en los archivos de identificación de Venezuela.

El Pitazo contactó a Luis Cordero, de Cordero & Asociados, defensor de ese Flores Suárez. “Usted sabe que las normas éticas de los abogados en Estados Unidos me impiden responder a sus preguntas”, comentó.

Sin embargo, el abogado negó, aún sin haber una pregunta que justificara tal reacción, que su cliente tuviera alguna vinculación con Flores De Freitas, sobrino de la primera dama venezolana. Luego de una serie de interrogantes para conocer la naturaleza del interés periodístico, Cordero se comprometió a conversar con su cliente para que este le autorice o no a responder a las preguntas que El Pitazo estaría interesado en hacerle. Al cierre de esta nota no se ha logrado tener otro contacto con la firma de abogados.

 

CON INFORMACIÓN DE CÉSAR BATIZ Y SHEYLA URDANETA