FOTOS | Viviendas de Puerto Páez en Apure se mantienen bajo las aguas

141
| Foto María Eugenia Díaz

San Fernando de Apure.- La situación de emergencia continua en la población de Puerto Páez, al sur del estado Apure, pues desde hace una semana el agua inunda varias zonas, debido al desbordamiento de los ríos Orinoco y Meta.

Ante esta situación, la mayoría de los habitantes han abandonado sus hogares y se han trasladado a refugios situados en diferentes áreas de la jurisdicción. Mientras tanto, la actividad comercial se paralizó en 100 %.

Organismos del Estado como Protección Civil, policías Estadal y Municipal, Guardia Nacional y Ejército se mantienen desplegados para ayudar a los afectados por esta situación. Sin embargo, las autoridades no han decretado alerta ni emergencia, a pesar de que  85 % de la población de Puerto Páez sigue bajo las aguas.

Se conoció que en el último censo contabilizaron a un total de 7.688 damnificados; 20 % permanecen en refugios y 80 % atrapados en sus viviendas o resguardados en las plantas altos de sus inmuebles para salvaguardar su vida y algunos enseres.

13 campamentos turísticos del Cinaruco en emergencia

La tragedia de los apureños continúa con el crecimiento de los ríos, que llegó a unos 13 campamentos turísticos ubicados en las Galeras del Cinaruco.

Las zonas con mayor deterioro son los caseríos ribereños que colindan con el río Orinoco, Boca del Cinaruco, Médanos 1, 2, y 3, Refugio de Santa María del Orinoco y la escuela del lugar.

Según el último censo, unas 125 familias fueron evacuadas y trasladadas a Los Médanos 1, 2 y 3, donde se mantienen resguardadas debido a que perdieron sus enseres.

Otras familias decidieron quedarse en sus casas donde diseñaron nuevos sitios para dormir y así vigilar sus bienes.

Lee también En el estado Bolívar hay 122 comunidades afectadas por la crecida del río Orinoco

Daniel Montes, propietario de un campamento turístico, dijo que esta crecida del río es atípica y la última ocurrió en 1976.

Irene Parra, encargada del Campamento Campo Sur, aledaño a Laguna Larga, recordó que la crecida del río comenzó el 26 de julio. “Se llenó de agua el patio de mi casa construida de palafitos. Nuestros hogares estaban llenos de agua, unos 2,9 metros; sin embargo, ha disminuido el nivel del agua a 75 centímetros cúbicos. A San Fernando no han llevado comida ni medicinas”, dijo.

Insistió en que “las plantas eléctricas permanecieron por varios días en el agua, pero afortunadamente pudimos sacarlas sin contratiempos, luego de que el agua bajara; las pérdidas son incuantificables”.

Aseguró que no han recibido ayuda del Gobierno, “solo los bonos”, y por eso esperan que pronto sean tomados en cuenta; mientras tanto, los afectados se las arreglan entre sí para resistir ante esta situación, ya que  muchos presentan vómito, diarrea, gripe, fiebre, sabañón y otros padecen paludismo.

Dueños de los campamentos pidieron al Ejecutivo y organismos internacionales que les otorguen créditos para seguir ofreciendo turismo de calidad a propios y visitantes.

También ameritan combustible, ya que el único medio de transporte es el fluvial y están prácticamente aislados. Igualmente, necesitan mosquiteros, pabellones, alimentos no perecederos, ropa y medicinas.

Gobierno no permite llevar ayudas a los afectados

El equipo político y juvenil de Leocenis García intentó llevar ayuda humanitaria a las familias afectadas por la crecida del río Orinoco; sin embargo, efectivos de seguridad del Estado no permitieron el ingreso de un autobús que se dirigía a San Fernando de Apure-Puerto Páez, que estaba cargado de un total de 1.000 kilos de comida y de ropa.

Abordo de esta unidad vehicular se encontraban 70 activistas políticos quienes tampoco pudieron llegar a su destino.

El coordinador de este partido sí logró llegar hasta el puente Cinaruco, donde la Guardia Nacional hizo un piquete para trancar la vía terrestre por más de tres horas, impidiendo así entregar alimentos perecederos a las familias en alto riesgo.

García manifestó que “esta acción arbitraria fue ordenada por los Gobierno nacional y regional y, a su vez, detuvieron a varios activistas políticos incluyendo al chofer, a quien acusaron de contrabando de gasoil”.

Calificó este hecho como un acto sin precedentes, “nunca antes visto ni en Somalia: este es un Gobierno cruel porque somete a la gente a la miseria”, apuntó.

El sábado pasado, la Zona Operativa Integral Apure impidió que representantes de dos organizaciones no gubernamentales llevaran ayuda a damnificados de Apure y Amazonas.

Los afectados necesitan chinchorros, medicinas para los adultos mayores y niños, así como mosquiteros y gas doméstico.

Por otro lado, en pleno casco central de San Juan de Payara, así como en la urbanización Santa Bárbara, avenida Negro Primero, varias familias no pueden transitar libremente por la calle porque están llenas de agua.

 

Con información de María Eugenia Díaz

¿Qué tan útil fue esta publicación?