FOTOS y VIDEO | Caracas quedó anegada y con basura regada luego de un día de lluvia

19
| FOTO: Hirsaid Gómez.
La avenida Simón Bolívar de La Silsa, parroquia Sucre, tiene casi un año anegada debido a un drenaje tapado. Con la lluvia, el agua sube y los peatones no pueden cruzar. | Foto: Hirsaid Gómez.

Caracas.- El cielo estuvo nublado durante todo el viernes 19 de octubre. La lluvia no paró y el sol no se asomó ni un poco. Desde principios de septiembre, el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh) advirtió sobre el desplazamiento de una onda tropical que originaría lluvias y lloviznas intensas sobre el Área Metropolitana de Caracas.

En Catia, las precipitaciones agravan problemas de vieja data como las fallas del aseo urbano. | Foto: Hirsaid Gómez.

Las precipitaciones agravaron los problemas de algunas comunidades como las fallas en la recolección de basura y los drenajes tapados. En la avenida Simón Bolívar de La Silsa, en la parroquia Sucre, el agua empozada va a cumplir un año. Héctor Ramón Herrera, habitante del sector, contó que las llamadas a Hidrocapital no han sido suficientes para tener una vía seca y sin residuos. Cuando llueve, no hay manera de atravesar la avenida. «Toca mojarse los zapatos, los pies, las piernas, todo», se quejó.

Los vecinos del oeste de la ciudad aseguran que la lluvia, sumada a la basura regada en las calles, contribuyen con la aparición de moscas y zancudos. | Foto: Hirsaid Gómez.

Isabel Torres le suma a la denuncia la aparición de moscas y zancudos por la basura regada y el agua empozada. «No es solo agua, es que es agua sucia porque se mezcla con la basura que no recogen en semanas, entonces uno se tiene que calar las moscas y el mal olor».

La tierra que bordea las vías, muchas veces, cede y arrastra hacia el asfalto hojas secas y ramas que caen de los árboles. | Foto: Hirsaid Gómez.

Al este de la ciudad, en la vía hacia El Llanito, la lluvia llenó la calle de basura. Vecinos de la zona que no quisieron ser identificados aseguraron que, generalmente, los desechos están acumulados entre tres paredes de lo que alguna vez fue una casa, pero cuando llueve tan intensamente, la basura baja por la pendiente y llena toda la calle.

En la vía hacia El Llanito, al este de Caracas, la basura baja por las pendientes arrastrada por la fuerza del agua.  Foto: Hirsaid Gómez.

Además, parte de tierra que bordea la vía cede hasta llegar al asfalto, junto a las ramas que caen de los árboles debido a la fuerza de la brisa y la lluvia. Parece, según cuentan, que las alcaldías no se encargan de despejar los caminos, por lo que se convierten en pistas con obstáculos para peatones y conductores.

Los desperdicios ocupan gran parte de la calle y dificultan la movilidad de peatones y conductores. | Foto: Hirsaid Gómez.