INFOGRAFÍA | Abuso de autoridad se pone en evidencia tras masacres de Barlovento y Cariaco

382
Al menos 21 personas murieron durante estos dos eventos violentos | Foto: Archivo

Los recientes acontecimientos violentos registrados en los estados Sucre y Miranda promueven la desconfianza hacia funcionarios de componentes militares

Al menos 21 personas murieron durante estos dos eventos violentos | Foto: Archivo
Al menos 21 personas murieron durante estos dos eventos violentos | Foto: Archivo

 

Alejandra Hernández Salazar | Nayrobis Rodríguez

El abuso de poder en Venezuela se ha evidenciado en la actuación de funcionarios de componentes militares como el Ejército Nacional y la Guardia Nacional (GN) en escenarios como el sector El Porvenir de Cariaco, en el estado Sucre, y en Capaya, municipio Acevedo de Barlovento, estado Miranda, tras el asesinato de veintiún personas y la desaparición de otras seis.

En Cariaco, la muerte llegó de la mano de seis Guardias Nacionales que se trasladaban en un carro Aveo color gris, vestidos con bermudas, franelas, gorras, portando armas de alto calibre, quienes apuntando a 12 hombres que se encontraban en la puerta de sus casas festejando, y tras darles la orden de arrodillarse, procedieron a disparar a cada uno en la cabeza.

Tras esta masacre, los familiares de los ajusticiados denunciaron el hecho ante todos los entes competentes regionales y estadales para que iniciaran las pesquisas, todo esto sin ser escuchados.

En forma de Operación de Liberación del Pueblo llegó la tortura y masacre a Barlovento, cuando pasadas las diez de la noche del sábado 15 de octubre un equipo de efectivos del Ejército llegó al poblado de Capaya  y se llevó a veinte hombres detenidos de sus casas sin orden de captura, para trasladarlos al Comando de El Café.

 

Esas son las similitudes entre ambas tragedas

Durante los primeros tres días, los familiares de los detenidos pudieron ir a verlos y llevarles comida, pero al cuarto día, en el comando los efectivos les comunicaron a los allegados que los detenidos habían sido trasladados a otro comando cercano y desde entonces no volvieron a saber de ellos, hasta que los hallaron enterrados en una fosa común, con signos de tortura, el pasado 27 de noviembre.

Ambas masacres ponen en evidencia el abuso de autoridad por parte de efectivos militares, que atentan contra la población civil que se encuentra indefensa ante el poder de las armas de alto calibre que poseen;  matanzas como estas explican el temor de los ciudadanos a realizar denuncias ante los entes correspondientes, porque suelen ser ignorados.

tortura-02

¿Qué tan útil fue esta publicación?