Diana Infante: “La mejor justicia para Daniel es que este sistema de gobierno se acabe”

162
Daniel Infante recibió un disparo en la cabeza, está en estado vegetativo y su cuerpo del cuello está inmóvil, sólo mueve su cabeza, sus ojos y ha agudizado su oído. Foto: Nora Sánchez
Daniel Infante recibió un disparo en la cabeza, está en estado vegetativo y su cuerpo del cuello está inmóvil, sólo mueve su cabeza, sus ojos y ha agudizado su oído. Foto: Nora Sánchez

Mérida.- Daniel Infante, estudiante de la carrera de Administración en la Universidad de Los Andes (ULA), fue una de las primeras personas heridas de bala el 24 de abril de 2017 cuando grupos de motorizados encapuchados atacaron a quienes participaban en el “Plantón contra la dictadura” convocado por la oposición y que en Mérida fue pacífico hasta el final del día.

El joven, quien no participaba ese día en la protesta, pero salió a la entrada del edificio donde reside a conversar con vecinos, recibió un disparo en la cabeza y aún el proyectil está alojado en el lado izquierdo de su cerebro.

Con 26 años de edad, Daniel se encuentra en estado vegetativo postrado en una cama clínica que hoy en día ocupa lo que era el estudio del apartamento de su mamá Olga Zambrano, quien a pesar del cambio que ha dado su vida, confiesa ser afortunada, porque “Dios me ha permitido seguir disfrutando de él, cuando otras madres ya no tienen a su hijo”, dijo.

Esperan que “ocurra algo”

Diana Infante, hermana mayor de Daniel, es cruda y directa con su verbo al hablar de aquel día en el que una bala disparada -no sabe por quién- le cambió la vida a toda su familia, pues refiere que atender a su hermano es como atender a un bebé que requiere siempre de cuidados.

Ella no cree en las investigaciones que en su momento adelantó el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y nunca firmó la declaración que le llevaron a su casa, porque “allí reflejaron cosas que nunca dije y que señalaban a vecinos que conocemos como responsables del disparo y sabemos que ellos no fueron”.

A un año de ese triste día en el que Daniel Infante no volvió a caminar ni a hablar, su hermana está segura de que la mejor justicia para él es que el sistema de gobierno que lidera Nicolás Maduro se acabe.

“Después veremos cómo Venezuela va a resurgir y continuaremos, pero en las condiciones en las que estamos y en las que nos están llevando nos van a terminar matando, y los pacientes que están como él (Daniel) van a estar peores si esto continúa”, reflexionó Diana Infante.

Sin embargo, y pese a las dificultades económicas por las que atraviesan para cubrir los cuidados de Daniel, su familia cree que vale la pena seguir luchando en Venezuela.

Lee también: VIDEO | Este viernes se cumple un año de las protestas masivas contra Nicolás Maduro

“Solo por él, por mejorarle las condiciones a él, porque tratamos de que no se de cuenta de que se nos acabaron los pañales o que nos hace falta tal o cual cosa”, dijo Diana Infante, quien confiesa estar decepcionada y espera que “ocurra algo” que genere el cambio político en el país.

Hasta que Dios se lo permita

La madre de Daniel, Olga Zambrano, docente jubilada, dejó saber a través de un escrito que compartió en sus redes sociales que ha vivido un año sin descanso, tratando de hacer sonreír a su hijo, “aunque mi corazón siente una gran tristeza”.

Narró que ha sacado valor de donde jamás pensó para tomarse con calma, sin alboroto, sin angustia, ni sufrimientos desesperados por la incertidumbre del hecho, la situación en la que vive su hijo, ya que su intención y gran deseo es brindarle la atención que merece Daniel y “así disfrutar de ti cada instante que Dios lo permita”.

Transcurrido el año de aquel día, Olga dijo que no se ha detenido a pensar en la velocidad con la que pasó el tiempo ni en todo lo sucedido, pero sí resalta que gracias a muchas personas, ayudas, palabras de alientos y oraciones, todo ha sido un poco más fácil para su familia.

Siempre necesitan medicinas e insumos

El informe médico de Daniel Infante da cuenta de que su estado es estable y la frase siempre es cuestionada por su hermana Diana, quien no dudó en manifestar que ningún médico especialista dice algo diferente.

A medida que pasan los días los gastos para brindarle los cuidados a Daniel Infante se incrementan, los medicamentos son difíciles de encontrar, los insumos para mantenerlo aseado y limpio cada día tienen un precio diferente y hay angustia en la familia ante el escenario de que les pueda faltar algo para mantenerlo en las condiciones en las que actualmente se encuentra, las cuales, hasta la fecha, son buenas.

Es por eso que la familia Infante Zambrano requiere de insumos como pañales de adultos, centros de cama, toallas húmedas, cremas hidratantes, anticonvulsionantes, toxina botulínica, entre otros medicamentos más, que si bien es cierto algunos son donados, otros deben adquirirlos a precios muy elevados.

Diana Infante agradeció a todas las personas y fundaciones que desde el mismo momento en que conocieron del caso de Daniel, colaboraron con su estado de salud.

En Mérida se registraron 16 muertes y decenas de heridos durante las protestas antigubernamentales del año 2017.

¿Qué tan útil fue esta publicación?