AUDIO | La solución a la crisis del gas quedará en manos de los consejos comunales

133


Antes de que terminara el año 2017, a los venezolanos les tocó sumar una carga más a las que ya llevaban encima. Pero la nueva tiene un peso específico: son entre 10 y 13 kilos en forma de cilindro.

Las cifras no mienten: 85 % del gas que se consume en el país es distribuido en bombonas y apenas el 15 % restante llega directamente por tuberías. Pdvsa refiere en sus cifras que Gas Comunal, la empresa del Estado, es la encargada de distribuir 8 % del gas licuado pesado (GLP) del total requerido en todo el país. Esos son los números oficiales, pero en la práctica los venezolanos están de vuelta a las cocinas de leña ante la falta del servicio.

El déficit en los camiones repartidores, la falta de bombonas y de mantenimiento de las existentes, la poca producción del hidrocarburo y la corrupción en el ámbito de la comercialización —según denuncias realizadas por los usuarios— son los ingredientes de la actual crisis, y contribuyen a que esta se anide en el corazón de las comunidades más pobres y con menos posibilidades. Para ellas, solo los existen dos opciones de solución al problema: esperar durante semanas a que aparezca algún camión que venda los cilindros de gas doméstico —con sobreprecio— o caminar hasta algún llenadero con los 13 kilos al hombro sin garantía alguna de salir con el cilindro lleno. Alguno, con suerte, logrará la cola de un alma piadosa: ese día, al menos, habrá aliviado un poco la carga.

¿Qué tan útil fue esta publicación?