Lo que no resuelve la ANC | “No gano mucho dinero, pero resuelvo haciendo otras cosas”

119
«La crisis actual en el país nos hará crecer como nación», comentó Milko | Foto: Yessica Sumosa

Caracas.- Milko José Lugo Velásquez trabaja como vigilante en un centro comercial, ubicado en la Redoma de Ruiz Pineda de la parroquia Caricuao. A pesar de las dificultades económicas, vive feliz, porque ha encontrado formas para resolver su día a día.

Lee también: Edilia Silva, una maestra dedicada y mal remunerada

«No gano mucho dinero como vigilante, pero resuelvo haciendo otras cosas. Soy músico y doy clases; también enseño matemática, física y química… las tres marías”, comenta, mientras mira a su alrededor y cuida que todo esté bien en su lugar de trabajo.

Tiene 53 años y vive solo con su esposa. Su única hija es modelo y está en el exterior. Él trabaja para no aburrirse en su casa y para llevar el sustento a su hogar.

Milko sabe que la situación económica en el país no está muy bien y que él, al igual que muchos vigilantes, debe hacer doble turno para tener más dinero al final de mes. Sin embargo, no se amilana. También es vendedor y comunicador en TV Caricuao. «Soy ancla, pronto me gradúo de periodista en la Universidad Bolivariana de Venezuela».

Vigilar es una responsabilidad –dice con mucha seriedad–. Garantizar la seguridad a otras personas lo hace sentir bien. “Amo mi trabajo”, exclamó.

«Uno tiene que animarse, prepararse todos los días para tener más herramientas con que defenderse en la vida; eso me lo enseñó mi padre muy bien», reitera el entrevistado.

Milko considera que los amigos y compañeros de trabajo hacen el día menos pesado | Foto: Griselda Acosta

Entender el momento país

Milko no se mostró molesto por la situación actual, ni por las nuevas decisiones que marcan la vida política en el país. Tampoco se inmutó al tocar el tema de la comida y de lo difícil que es conseguir los productos alimenticios en los supermercados o del tiempo que hay que invertir en las colas. Milko sólo dio recomendaciones.

–¿Cómo haces con tu alimentación, con la comida de tu familia?

Sustituimos las harinas por la yuca; comemos más vegetales que no sean tan costosos. Compramos la bolsa del Mercal y la rendimos. No podemos pensar que la economía se va a curar sola, hay muchos factores que la afectan.

A su juicio, la crisis actual del país debe ser una oportunidad para crecer, para crear nuevos espacios, negocios y oportunidades. No cree que con la queja, con las lamentaciones, se pueda mejorar la crisis.

Milko Lugo: un hombre comprometido con su trabajo | Foto: Yessica Sumoza

«La culpa es de uno mismo, que se queda en la queja, en los lamentos; uno es el arquitecto de su propio destino. Cuando me toque dejar la tierra me gustaría que me recordaran por todo lo que hice», recalcó Milko.

Le gusta la Constituyente porque considera que es un camino para la paz en Venezuela, pero no deja de criticar los errores que comete el Gobierno.

¿Qué tan útil fue esta publicación?