Si Coello vuelve a Venezuela podría perder la vida, dice su abogado

112

Coello fue detenido en febrero de 2014 durante las protestas | Foto: Archivo
Coello fue detenido en febrero de 2014 durante las protestas | Foto: Archivo

El estudiante Marco Coello, quien se encuentra en Estados Unidos luego de que saliera de Venezuela el 1ero de septiembre cuando se esperaba una sentencia judicial definitiva en su caso, afirma que él no se fugó, no huyó y solamente se fue al ver que no había estado de derecho.

Coello fue detenido en las inmediaciones del Ministerio Público en febrero de 2014 y fue acusado por los delitos de incendio, daños, agavillamiento e instigación pública.

Coello dice que decidió salir de Venezuela el 1 de septiembre de 2015. «Solo se lo dije a mi papá», relata que salió en un vuelo comercial, desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía donde compró el pasaje. Indicó que al inicio su pasaporte no pasaba pero luego sí.

«Así puede salir quien sea, hay muy poco control y yo tuve mucha suerte», confiesa Coello.

Refiriéndose a su aprehensión el estudiante declaró que las primeras horas fueron las peores.

«Las primeras horas de mi aprehensión fueron las peores, me cayó una bomba lacrimógena, una persona vestida de civil me apuntó con una pistola, me golpearon con un extintor en la espalda, me agarraron ocho funcionarios y me pusieron arrodillado contra una pared», declara el joven.

«A mi me llevaron a un cuarto aparte y me pidieron que firmara una declaración en la que decía que Leopoldo López me había mandado, me dijeron que iban a matar a toda mi familia, los nombraron a todos. La persona que me apuntaba cargó la pistola pero otro funcionario le dijo: ‘no lo mates aquí, que hay cámaras. Mátalo afuera si quieres», relató.

Marco Coello denuncia que el día de su detención fue aislado en un sótano del Cicpc y fue fuertemente golpeado y amenazado de muerte, recalcó que sentía miedo ya que estaba detenido junto a presos comunes y no sabía si era de día o de noche.

Cuando le preguntaron sobre el líder opositor Leopoldo López y la relación entre ambos, Coello, declaró que no conocía al político hasta que lo vió en los calabozos de tribunales.

«Lo conocí en los calabozos de tribuanes cuando unieron mis causas con las de él, me esposaron junto a él, nos presentamos y me dijo ‘tranquilo chamo todo va a pasar’«.

Para Coello el líder opositor «es una persona con convicciones que está decidido a pasar la cantidad de tiempo que sea por el amor que le tiene a Venezuela y él sabe que en Venezuela hay que sufrir mucho para lograr lo que uno quiere, eso lo hace por amor a Venezuela y a todos los venezolanos».

Agregó que ya se hizo la petición formal de asilo político en el centro en Texas

Al respecto, los abogados dicen que es probable que le den el asilo, pues la sentencia de Leopoldo López, demuestra cómo funcionan los poderes en Venezuela. Agregan que aunque el joven no es miembro de un partido político, el juicio que le siguen sí es político, lo que lo convertiría en un persiguido.

Richard Rivas, abogado de Coello dice que: «Que Marcos regrese a venezuela es un riesgo muy grande, pues se enfrentará a una situación peor a la situación que estuvo viviendo cuando estuvo privado de libertad, podría perder hasta la vida, de ninguna manera debe considerar regresar».

Rivas también informó que no existe ninguna orden de captura por parte de la Interpol y así lo ratificó Fernando Del Rincón, moderador del programa de CNN donde Coello suministró la entrevista.

Agregaron que Venezuela no tiene ningún tipo de jurisdicción en Estados Unidos para solicitar la captura del estudiante.

¿Qué tan útil fue esta publicación?